Mi opinión sobre el proceso independentista

Soy catalán, desde hace trescientos años, según el meu oncle Narcís, mi padrino – ¿se acuerda alguien del “Café Subils”, en Salt, que llenaba toda una manzana, las cuatro calles…? – ; me llamo Narcís Subils i Pagès i Marí i Riembau i Piferrer i Prats i Margenat i …

puigdemont-junquerasLa prudència de Junqueras o l’exhibicionisme de Puigdemont

Joan J. Queralt: “El referèndum té cabuda dins el marc legal espanyol.”

Avui es presenta al Col·legi d’Advocats de Barcelona el manifest impulsat pel Col·lectiu Praga que han signat més de 600 juristes. Donen suport al referèndum i consideren que té cabuda dins els marcs legals espanyol, europeu i internacional.

http://www.8tv.cat/8aldia/8-al-dia-amb-josep-cuni/joan-j-queralt-el-referendum-te-cabuda-dins-el-marc-legal-espanyol/

¿Y los catalanes?

Yo he propuesto para Catalunya algo parecido (al concierto vasco) pero más moderno. (…) Ni en Sau ni en Madrid fueron aceptadas mis tesis”. Ramon Trias Fargas lamentaba en La Vanguardia en setiembre de 1979 su fracaso al tratar de reproducir en Catalunya un sistema de concierto similar al vasco en el Estatut catalán.

En efecto, CDC –Trias Fargas aún militaba en aquellas fechas en Esquerra Democràtica de Catalunya que se integró en Convergència– defendió en la ponencia que redactó el proyecto negociado con Madrid una versión revisada del concierto vasco para Catalunya pero fue rechazada por el resto de grupos que consideraban imposible que aquella propuesta fuese aceptada por el gobierno español.

Nunca sabremos si habría sido así. Lo que es objetivamente cierto es que los catalanes estaban absolutamente convencidos de que la propuesta de concierto económico propuesta en el Estatuto vasco, presentada y debatida en Madrid antes que la catalana, no prosperaría. Pero no fue así. Fue admitida en base a unos derechos históricos reconocidos en la propia Constitución, los antiguos fueros. Una posición jurídica y política de la que Catalunya no se podía beneficiar porque sus fueros –a diferencia de los vascos– desaparecieron de un plumazo en 1716 y nunca fueron recuperados.

Desde aquellas negociaciones, el mito del frustrado pacto fiscal catalán ha recorrido la historia del autonomismo casi desde el minuto cero, tan pronto la nueva administración catalana comprendió que la gestión de todos los impuestos que pagaban los catalanes era determinante para entenderse con un Estado que, tras el primer impulso, empezó a recular en
su propósito descentralizador.

En 1983, ERC –que en la negociación del Estatut no defendió con CDC el modelo del concierto– fue la primera en proponer la primera reforma del Estatut que incluiría la reivindicación de un modelo de financiación similar al vasco. El entonces presidente de la Generalitat, Jordi Pujol rechazó esta propuesta impelido tal vez por las circunstancias del momento: la crisis industrial estaba causando estragos en la economía y la sociedad catalana –había municipios donde el 50% de la población activa carecía de empleo– y la posibilidad de establecer una hacienda catalana podía agravar la enfermedad más que curarla. Fue un cálculo cortoplacista que mucho más adelante CDC lamentaría.

Lo cierto es que a lo largo de la década siguiente Convergència, el partido hegemónico en Catalunya, se centró en perfeccionar los beneficios del sistema autonómico al que se había acomodado. En 1993 lograría incrementar el volumen de los impuestos cedidos, parte del IVA y del IRPF y tres años más tarde volvería a aumentar la cuota del IRPF en el pacto del Majéstic a cambio de garantizar la estabilidad del gobierno de José Maria Aznar en minoría. El pacto del Majestic es, a efectos de estrategia, parecido al pacto que esta semana han cerrado los vascos con el Gobierno de Rajoy pero no está nada claro qué reportará más beneficios.

Lo cierto es que tres años más tarde, en 1999 –aún bajo presidencia de Jordi Pujol– y luego en el 2002 –en los albores de la constitución del tripartito catalán– el Parlament de Catalunya tuvo la oportunidad de plantear un cambio en el sistema de financiación y reclamar, aún a sabiendas de que Madrid no estaría por la labor, un sistema de financiación similar la vasco y en las dos ocasiones se concluyó que esa propuesta no era viable en el marco constitucional todavía vigente.

Algo similar ocurriría después con el nuevo Estatut del año 2006. La propuesta normativa del renovado texto marco catalán se mantiene en el régimen general que ya estableció el primer Estatut aunque abre la puerta a que la nueva Agència Tributària de Catalunya pueda acabar cobrando y gestionando la totalidad de los impuestos siempre que así se acuerde con el Estado. Es decir, el mecanismo seguió basándose en una cesión del gobierno central, no en la definición de una soberanía sobre los recursos fiscales que genera Catalunya. El Estatut quería cambiar el sistema desde dentro el propio sistema. Y no funcionó. La sentencia del Tribunal Constitucional del 2010 certificó el error de cálculo.

En el 2012, Artur Mas, tras asumir la presidencia de una Generalitat en quiebra financiera, recuperó esta vez sí, la propuesta de una reorientación del sistema de financiación. De la multilateralidad regional a la bilateralidad vasca. Y eso mismo es lo que le fue a proponer al presidente del gobierno en una reunión celebrada el 20 de setiembre en la Moncloa en la que el presidente del gobierno le respondió con la Constitución en la mano: el pacto fiscal es inviable. La negativa fue acogida por Mas con una advertencia: “o aceptas el pacto a te atienes a las consecuencias”.

Rajoy optó por lo segundo. Y así acabó y empezó todo.

Rotundament, no. No acceptaria el concert econòmic del País Basc per a Catalunya.”

“El PNB, en la situació de corrupció actual del PP, no podia tornar al País Basc sense tenir un gran titular, però econòmicament és xavalla”, ha dit Pilar Rahola sobre el contingent basc anunciat avui. Rahola ha reconegut, però, que a Catalunya “no hi ha hagut mai opció de negociar”. I ha afegit: “Fa dècades que intentem canviar la situació financera i fiscal de Catalunya, però som la gran mamella d’Espanya.”

http://www.8tv.cat/8aldia/8-al-dia-amb-josep-cuni/rotundament-no-no-acceptaria-el-concert-economic-del-pais-basc-per-catalunya/

La tertúlia, sobre el cas Castor i el concert basc

Hem fet tertúlia amb Gonzalo Bernardos, Enric Sierra, Toni Aira i Jordi Cañas.

http://www.8tv.cat/8aldia/8-al-dia-amb-josep-cuni/la-tertulia-sobre-el-cas-castor-el-concert-basc/

http://www.8tv.cat/8aldia/8-al-dia-amb-josep-cuni/la-tertulia-sobre-el-cas-castor-el-concert-basc/

L’incert desenllaç del xoc amb l’Estat

Diversos analistes valoren els escenaris que s’obren d’aquí al setembre i l’estratègia que poden seguir els governs català i espanyol

Salvador Cardús

“Rajoy no sap com impedirà el referèndum”

“El referèndum es convocarà i, si es pot, es farà. Mentrestant, és molt difícil saber quins passos seguirà l’estat espanyol perquè ni ell mateix ho sap. Sap que si pren una decisió excessivament dura se situarà en una posició discutible internament i internacionalment. A més, en funció de la decisió que prengui, haurà de pensar en l’endemà. Pot suspendre l’autonomia, sí, però durant quants mesos? I quan retorni l’autonomia, què? Convoquem eleccions? Retornem els diputats que hi havia al Parlament? Com que no està escrit enlloc, la decisió que prengui ha de comptar amb un pla per a l’endemà. No hi haurà, segur, una proposta política de veritat. Pot venir Rajoy i dir que farà totes les inversions que no ha fet en vint-i-cinc anys, però això no és una proposta. Una cosa és que des de la Generalitat es convingui mantenir la porta oberta a pactar un referèndum, i l’altra que es pugui comptar amb un acord. No n’han proposat cap fins ara i no ho faran”.

Vicenç Fisas

“Començar la desconnexió abans porta al desastre”

“No es donen les condicions per fer un referèndum legal tal com es volia fer. Com que Madrid no l’autoritzarà, potser es farà algun tipus de consulta, però no un referèndum. Ara bé, per a mi és molt important com, quan i de quina manera es fa la votació, i fins ara no s’ha seguit una seqüència lògica. Perquè el procés s’entengui a l’exterior cal una àmplia majoria independentista abans del referèndum, després, convocar la consulta amb condicions i, si guanya el sí, construir les estructures d’estat. Aquí s’ha fet al revés. Començar la desconnexió fins i tot abans de plantejar la pregunta del referèndum em sembla pervers i ens porta al desastre. Si hi ha presses, males pràctiques i incompetència d’aquells que no entenen com funciona la diplomàcia internacional, la possibilitat de tenir un estat propi es pot allargar vint anys. D’aquí al setembre no sé què passarà, però el tren va tan embalat que no crec que Puigdemont renunciï a convocar un referèndum a canvi d’una oferta de l’Estat. La resposta del govern espanyol als tribunals pot anar molt lluny, però no m’imagino que arribi a utilitzar els militars o suspengui l’autonomia”.

Clara Ponsatí

“Ningú ens traurà les castanyes del foc”

“No m’atreviria a dir que es votarà amb tranquil·litat i sense entrebancs, però arribarà el dia d’anar a votar. El Govern s’ha compromès de manera tan absoluta a fer el referèndum que, si es fa enrere, se l’endurà la riuada. L’Estat voldrà impedir la consulta, però és molt difícil de preveure fins a quin punt farà servir la força. Està clar, però, que l’única manera d’impedir la votació és amb repressió contundent. Espero que hi hagi una situation room a la Generalitat que pensi en tots els escenaris possibles. I més tenint en compte que la comunitat internacional no ens traurà les castanyes del foc. És il·lús pensar que Brussel·les es mourà. Els ciutadans haurem de donar suport al Govern, però són ell i el Parlament els que han de liderar el procés fins al setembre. Quan finalment es voti, el resultat serà vinculant”.

Liz Castro

“L’Estat no té prou gent per precintar edificis”

“Tenim una majoria al Parlament que s’ha compromès a celebrar el referèndum i la gent el vol fer. Com que l’Estat s’ha negat a dialogar, potser aquesta és l’única manera d’aconseguir que parli amb nosaltres. Suposant que la consulta tiri endavant, el govern espanyol podrà permetre’l o bloquejar-lo. Jo crec que el bloqueig no és possible perquè no tenen prou gent per precintar edificis o destruir paperetes. Coneixent-nos, les tornaríem a imprimir. De totes maneres, hem d’utilitzar el que hem après amb el 9-N: que les amenaces de l’Estat no sempre es compleixen o triguen dos anys a arribar als líders polítics. Per tant, el més probable és que l’executiu espanyol permeti el referèndum i després digui: «Això és una botifarrada». Tampoc farà una proposta alternativa. No hem vist cap moviment per parlar amb Catalunya, ni de l’Estat ni de cap partit polític amb poder a Madrid. Podem és l’únic que s’ha acostat als catalans, però encara diu que han de votar tots els espanyols perquè la consulta sigui efectiva”.

Josep Ramoneda

“Es vol espantar els menys independentistes de CDC”

“El referèndum es convocarà. Si es farà o no ja no ho sé. La decisió de Madrid d’impedir-lo és ferma, a diferència del 9-N. Per primera vegada el PP s’ha adonat que no fer res i tirar de tribunals té limitacions. No veig a Madrid cap intenció de negociar. Tal com estan les coses, crec que l’Estat centrarà la seva estratègia en un sector significatiu del que era Convergència susceptible d’abandonar l’independentisme: d’una banda, s’enviaran missatges molt específics a aquest públic -aquest és, de fet, el sentit de la visita de Rajoy la setmana que ve-, i de l’altra, s’intentarà generar prou inquietud perquè aquest sector s’espanti. Com? Les inhabilitacions continuaran en cadena. L’objectiu és aturar el referèndum i que tot acabi en unes eleccions, però aquest escenari depèn de molts imponderables: tant de si el govern espanyol es passa de frenada amb els intents repressius com de fins on arribi la mobilització al carrer”.

C. Álvarez de Toledo

“Si s’intervé l’autonomia, la vida continua”

“El referèndum s’intentarà celebrar i l’Estat té l’obligació d’impedir-lo. El govern espanyol fa temps que estudia mesures davant l’elevat risc que els separatistes el convoquin. La primera mesura és un recurs al Tribunal Constitucional, però n’hi ha d’altres, com la intervenció política de la comunitat autònoma substituint càrrecs que desobeeixin reiteradament la legalitat democràtica: des del president de la Generalitat fins a la presidenta del Parlament, en cas que ella assumeixi el lideratge d’una convocatòria independentista. Tot dependrà, però, del que estigui disposat a fer el govern espanyol. El precedent del 9-N ens diu que poc, però si ha après la lliçó farà alguna cosa. En cas que s’intervingui Catalunya, les coses no acaben, la política i la vida continuen. Com va dir Juan Luis Cebrián en una entrevista, passarem de debatre sobre la independència de Catalunya a fer-ho sobre la recuperació de l’autonomia a Catalunya”.

David Fernàndez

“Els cops d’estat judicials s’aturaran al carrer”

“El referèndum s’ha de fer, i entre el decret de convocatòria i la votació ens juguem el dret a l’autodeterminació davant d’un estat demofòbic. Serà una consulta diferent de la del 9-N, pel caràcter vinculant, la resposta de l’Estat i l’activació social en defensa de la democràcia. L’Estat ja ens bull a foc lent i la seva artilleria fa l’efecte que serà directa judicialment i gradual en termes financers, mediàtics i diplomàtics. Una guerra bruta soft de claveguera. Veig difícil, inútil i de fracàs anticipat que el govern espanyol faci alguna oferta: el règim del 78 ja no existeix a Catalunya, està desautoritzat i deslegitimat. El passat no tornarà contra el parer de la majoria social. I la Generalitat no renunciarà al referèndum. En primer lloc per la determinació política del Parlament i de Puigdemont, i també perquè no hi ha ni legitimació ni terreny per fer marxa enrere. Amb tot, entrarem en fase de conflicte democràtic obert. Anem a una solució democràtica unilateral i la clau que obrirà tots els panys serà la gent. Els cops d’estat judicials s’aturaran al carrer.”

Montserrat Guibernau

“Cal treballar més en la dimensió internacional”

“En aquests moments no val qualsevol referèndum. O és formal i reconegut o no val. Celebrar-lo no ho és tot, el que cal és legitimar el que es fa. El problema més gran que tenim a Catalunya és voler córrer massa. També crec que s’ha d’evitar el xoc amb l’Estat. Si hi ha violència, tot el procés i la legitimitat aconseguida fins ara desapareixeran. Hem de ser conscients que l’Estat és poder i que així és com funciona el món. No obstant això, dubto que el govern espanyol utilitzi mesures massa fortes a Catalunya. Des d’aquí, el que cal és treballar més i constantment en la dimensió internacional. Ens ajuda força tenir el model d’Escòcia i necessitem, a més, una mediació internacional entre la Generalitat i el govern de Madrid. Internament hem de reforçar la unitat, perquè amb la situació actual no guanyarem res ni tirarem endavant. La ciutadania està fracturada i, sense cohesió, no tindrem un país pròsper. És temps de generositat.

Paola Lo Cascio

“Crec que no hi haurà consulta però sí un acord”

“El govern espanyol no voldrà donar la sensació que li han robat la cartera amb el referèndum com va passar amb el 9-N: quan Mas va sortir a llegir els resultats es va sentir estafat. Tot i això, se’m fa molt estrany pensar que aquest cop l’Estat pugui començar a precintar col·legis electorals i a recopilar fotografies de Mossos i Policia Nacional impedint el referèndum. Seria vendre’s molt malament, i ja sap que fer certs moviments pot tenir costos en l’àmbit internacional. Davant la impugnació de la consulta hi pot haver desobediència, però també pot passar que, amb el requeriment judicial en mà, la Generalitat s’abstingui de celebrar-lo. De fet, des que hi ha inhabilitacions, l’Assemblea Nacional Catalana no ha fet cap mobilització. Sospito que el referèndum no s’acabarà celebrant i que hi haurà un acord. No tinc clar que sigui per una proposta de l’estat espanyol, però poden intervenir altres actors, com el PSOE, amb propostes com la de recuperar l’Estatut”.

Joaquim Coll

“El referèndum no es farà. Hi haurà eleccions”

“El més previsible és que el Parlament aprovi la llei de transitorietat jurídica i el Govern convoqui el referèndum. Però no es materialitzarà i Catalunya es veurà abocada a unes noves eleccions autonòmiques que el bloc independentista anomenarà plebiscitàries o constituents. Ara bé, la qüestió és fins on arribarà la Generalitat en l’intent de fer el referèndum. Hi pot haver processos penals per prevaricació o malversació de fons públics, però el més probable és que el govern espanyol actuï per la via del Constitucional i suspengui càrrecs i els Mossos d’Esquadra. No crec en gaires mesures més enllà. Una altra opció raonable seria suspendre les competències de la Generalitat per convocar eleccions fins al 2019, per la seva voluntat d’utilitzar-les per substituir un referèndum il·legal”.

La tertúlia, sobre el diàleg entre Catalunya i Espanya

Amb Montserrat Nebrera, Juan José López Burniol, Albert Gimeno i Eulàlia Vintró,

http://bcove.me/7fh2hyvq

Nuevos políticos del PP para Catalunya ( mi opinión).- “Si la cara es el espejo del alma: rápido, sin demora, echemos a correr.”

Rahola : “Si un Estat té mig país com Catalunya que se’n vol anar, té un problema enorme.”

“Rajoy ha passat la carpeta catalana a Soraya Sáenz de Santamaría“, ha dit Pilar Rahola. Sobre les dades del CEO, ha afirmat que no està d’acord “amb el fet que hagi pujat el No a la independència” i que “són dades que no són rellevants”. Segons Rahola, el que ha de reclamar la nostra atenció és que, “si un Estat té mig país com Catalunya que se’n vol anar, té un problema enorme”.

“Si un Estat té mig país com Catalunya que se’n vol anar, té un problema enorme.”

 

Si ella ha de facilitar el diálogo entre Catalunya y España, que Dios nos coja confesados… aunque dicen que la llamaban “la monja alférez” , quizás..

sorayasaenz-de-santaamriasaenz-de-santamariasaenz-de-santamaria3saenz-de-santamaria-4

Nota personal.- ¿Queda algún político que todavía crea realizable el proceso independentista? Pero nadie quiere arriesgar la fuente de sus garbanzos con la etiqueta de ser el culpable de la ruptura oficial… “El vivo del bobo vive”.

Leído en La Vanguardia, de Francesc Marc-Álvaro:

francesc-marc-alvaro_54278348266_53389389549_600_396
“El procés, en privat

“Fa uns mesos vaig ser convidat per un grup de gent a fer una xerrada sobre la situació política a Catalunya. El meu públic eren persones favorables a la independència, moltes d’elles vinculades a l’ANC i Òmnium Cultural. Quan vaig enumerar els punts febles del procés, vaig notar que la majoria dels que m’escoltaven estaven incòmodes; després, durant el debat, vaig confirmar que la meva anàlisi era rebuda a la defensiva i que molts em veien com algú que volia aixafar-los la guitarra amb dades que normalment no es posen damunt la taula. Val a dir que una minoria dels presents compartien la meva descripció, alguns públicament, d’altres de manera discreta, per no semblar derrotistes. De fet, quan recordo que l’independentisme ha fet un creixement espectacular però encara necessita arribar al 51%, sempre hi ha qui em titlla de “derrotista” o de coses pitjors. Després de la meva columna de fa una setmana, va tornar a passar. Suposo que les darreres xifres del CEO també seran considerades “derrotistes” per determinats entorns i per molta gent de bona fe a qui s’ha explicat un concepte exprés de la secessió.

“El que importa no és el que diem o escrivim els que mirem la política des dels mitjans. Interessa saber el que pensen els que la fan i són responsables de gestionar els anhels de molts ciutadans. En aquest sentit, no conec cap dirigent de pes que, en privat, no admeti que l’independentisme necessita convèncer encara una part de la població per assegurar una victòria en un referèndum. Aquests mateixos dirigents admeten també que una cosa són els informes detallats dels experts i una altra, molt diferent, és la realitat diària de cada àmbit oficial relacionat amb una transició de l’autonomia a un Estat independent. Només cal parlar amb la gent de cada conselleria.

“Tothom és presoner d’un calendari i d’un full de ruta que s’ha convertit en intocable. I no és només –com podria semblar– perquè de tot això en depèn el sempre incert suport parlamentari de la CUP a Junts pel Sí. En el rerefons hi ha la gestió dels lideratges i de certes carreres polítiques. Diguem-ho més clarament: el primer polític d’estelada que ara afirmi en públic que cal guanyar temps per ampliar la base social independentista serà acusat de traïdor immediatament. Atès que Puigdemont diu i repeteix que ell té data de caducitat (davant la desesperació dels seus), la palanca per modificar el relat està en mans de Junqueras, gran administrador de silencis des del seu despatx governamental. El líder d’ERC té el pedigrí adequat per reescriure el full de ruta quan es demostri que aquesta legislatura no acaba amb el salt de la paret; els convergents –que prou feina tindran a triar un candidat nou– aniran a remolc dels republicans. Els ansiosos de la barricada diuen que tot això és “processisme”. Quan ho expliqui Junqueras, hauran d’inventar un altre mot.”

O este otro escrito:

independencia-senuelo
“¿La independencia como señuelo?, de Carles Castro

“Una mayoría de catalanes espera y desea que el proceso soberanista acabe en un pacto que dé más autonomía a Catalunya,

“¿Desean realmente los catalanes la independencia? En respuesta a esa pregunta, los diversos sondeos reflejan que el apoyo a la ruptura de Catalunya con España roza el listón del 50% de los consultados, aunque casi nunca lo supera. Y los comicios catalanes del 2015 –planteados como un auténtico plebiscito al respecto– registraron justamente un respaldo del 47,8% de los votantes (aunque de sólo un 35,7% del censo) a los partidos independentistas. Es decir, lejos o muy lejos de la mitad más uno que esgrimen los soberanistas para salir de España.

“De hecho, uno de los últimos sondeos realizados (el del Institut de Ciències Polítiques i Socials, efectuado entre el 26 de septiembre y el 17 de octubre) refleja un apoyo del 46,6% a la independencia en una hipotética consulta (más de tres puntos por debajo que en la encuesta del 2014), frente a un 34% en contra (y un 20% que no votaría, lo haría en blanco o aún no lo sabe). Sin embargo, el mismo sondeo incluye otra pregunta muy reveladora: “¿Cómo le gustaría que acabase el proceso soberanista?”. Y ahí las posiciones parecen reflejar una realidad oculta tras el voto de protesta ante el inmovilismo territorial de Madrid.

“En concreto, casi un 38% afirma que le gustaría que el proceso soberanista acabase en la independencia de Catalunya. Pero un 45% preferiría como desenlace “un acuerdo con España para dotar a Catalunya de más autogobierno” (y otro 13% apostaría por el abandono del proceso de separación). En definitiva, una mayoría de los catalanes se inclina por un pacto para continuar dentro de España, y también una mayoría (aunque menor que hace un año) se muestra convencida de que así acabará el proceso soberanista. Ciertamente, los partidarios de la independencia como única solución han crecido en casi cuatro puntos desde el 2015 pero sólo el 16,5% (una cifra similar a la de hace un año) está convencido de que la secesión será el punto final (mientras que casi un 30% –6,5 puntos más que en el 2015– considera que el proceso soberanista acabará sin resultados).

“El no a la independencia se impondría al sí por un estrecho margen

“Eso sí, también es cierto que una mayoría de los electores soberanistas (más del 75%) apuesta por la independencia como única salida. Pero más del 20% de los votantes de Junts pel Sí y un 18% de los de la CUP preferirían un desenlace pactado que otorgara más autogobierno a Catalunya. Y no menos importante: sólo un tercio del electorado soberanista se muestra confiado en que la independencia aguarda al final del camino, frente a otro tercio que cree que el proceso concluirá en un acuerdo con España (y casi un tercio restante se debate entre el pesimismo y el desconcierto).

“A la vista de todo ello, es inevitable preguntarse si una parte sustancial del sufragio independentista no será un voto táctico que plantea un objetivo maximalista con la única intención de obtener el mejor resultado posible en una posible negociación. Si se produce, claro.

Davant d’un 2017 decisiu, sorprèn els estils amb que els dos principals líders polítics catalans afronten la relació amb el Govern central

Oriol Junqueras estava ja amb el micro posat a la solapa a punt d’entrar en directe davant de Josep Cuní a 8TV quan en el seu mòbil va aparèixer un nom: “Soraya”. La vicepresidenta contestava al líder d’ERC que li havia enviat un SMS de felicitació per la seva confirmació com a vicepresidenta del Govern espanyol. Tot i la situació, amb el silenci del plató i la necessitat d’entrar ja en prime time, Junqueras no va dubtar a contestar i parlar dos minuts amb la vice. Abans ja ho havia fet amb els ministres Guindos i Montoro, que el va felicitar per la seva continuïtat en el càrrec. Junqueras no esperava que la vicepresidenta li truqués i pensava que li tornaria el seu missatge de felicitació amb un altre similar agraint el gest. Però no. Sáenz de Santamaría va voler trucar-li. Van quedar que es veurien i es van saludar de manera molt cordial.

A aquest cronista li crida l’atenció la bona premsa que Junqueras té entre els mitjans de Madrid i entre els dirigents claus del PP. Una explicació pueril pot ser que Junqueras és d’Esquerra, és independentista i no enganya ningú. En canvi Mas i Puigdemont són convergents i “ens han traït”, segons fonts de la capital, perquè ara volen sortir d’Espanya. És paradoxal, però, que amb tot el que els diputats i governs de CiU han fet a favor de la governabilitat d’Espanya, donant suport indistintament a executius del PSOE i del PP en circumstàncies molt complicades, ara se’ls torni en contra perquè se suposa que han de continuar igual.

Sigui com sigui, Junqueras té butlla i, a diferència dels seus diputats a Madrid, Gabriel Rufián i Joan Tardà, que mengen a banda, el líder d’Esquerra és molt moderat en les seves intervencions. No ha d’aixecar la veu, ni fer massa exercicis circenses per demostrar que està per la independència. En canvi, el president Puigdemont sorprèn per tot el contrari. Potser, justament perquè el PDECat ha d’esborrar el passat autonomista de CDC, les intervencions de Puigdemont estan marcades per l’agressivitat. Especialment, el seu últim discurs davant el Rei, en el marc de l’acte de Foment del Treball de dijous passat, on va recriminar de forma àcida al Govern espanyol per “negligir” els seus deures amb Catalunya. Les formes i el to van sorprendre molts assistents que van creure que potser no era el marc més adequat per fer una nova llista de greuges.

Hores abans, el mateix Puigdemont havia atacat de forma contundent la companyia Gas Natural per la mort d’una dona gran a Reus, en un cas on la responsabilitat no està del tot clara. No sabem si són els aires de la influència de la nova política o que toca aparèixer davant els mitjans com antiestablishment, però sorprenia escoltar a tot un president de la Generalitat dir frases com aquesta: “Si la comunicació s’hagués produït, no estaríem lamentat la mort d’aquesta persona”. I va afegir: “L’error és claríssim i l’empresa n’és responsable”.

Només va faltar veure com els diputats de CDC als seus escons de l’hemicicle del Congrés evitaven aplaudir l’entrada del rei Felip VI per entendre que alguna cosa està canviant en les antigues hosts convergents. Costa imaginar Miquel Roca, Joaquim Molins, Xavier Trias o Josep Antoni Duran i Lleida, per citar els antecessors de Francesc Homs, fent-li aquest menyspreu al Rei. A Madrid aquest gest va causar més sorpresa que la no-assistència dels dos diputats d’ERC.

Cada un porta l’estratègia com millor sap o pot, i ha de valorar si en el moment actual és millor la prudència de què fa gala Junqueras o l’exhibicionisme que fa servir Puigdemont. La realitat és que el Govern del PP encara no ha mogut un dit a la recerca d’un acord amb el Govern de la Generalitat, i l’única cosa que és percep és la frenètica activitat judicial contra les figures clau del procés català.

Però s’emeten missatges. El nomenament d’Enric Millo com a nou delegat del Govern a Catalunya, no és un mal gest. Exdiputat d’Unió i exhome de gran confiança de Duran, Millo té unes grans virtuts polítiques que pot utilitzar en aquesta nova fase que alguns s’aventuren a veure. Que el tema català estigui en mans de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría tampoc és una mala notícia per als que volen el diàleg. Rajoy no ha fet cas als que l’aconsellaven tenir un ministre català independent per a aquesta tasca, és a dir, un nou Josep Piqué. Però sembla clar que si el tema s’afronta seriosament, millor fer-ho amb la número dos del Govern que amb un nouvingut a l’Executiu.

Les posicions continuen antagòniques: referèndum versus Constitució. Però el temps i les circumstàncies faran que es moguin. Veurem quina de les dues actituds dels dos dirigents catalans serà la més productiva.

El presunto derecho a la secesión

 

 

Alemania.- Baviera, entre otros “landers”

Baviera entra en la historia de España

El director adjunto de ‘La Vanguardia’, Enric Juliana, comenta el fallo del Tribunal Constitucional alemán sobre la posible secesión de un länder

http://www.lavanguardia.com/politica/20170106/413127025763/enfoque-enric-juliana-baviera-historia-espana.html

Los Reyes Magos han traído un regalo inesperado al Gobierno de Mariano Rajoy. Un regalo que lleva el sello de la ciudad Karlsruhe, en Alemania, dónde se halla la sede del Tribunal Constitucional alemán. La Corte ha dictaminado que no cabe la posibilidad de celebrar un referéndum de autodeterminación en Baviera.

La petición partió de un pequeño partido independentista de Baviera sin apenas representación electoral. La Corte Constitucional les ha dicho que no, que es no cabe en la Constitución alemana, puesto que la soberanía nacional alemana es compartida por todo el pueblo alemán, y ningún länder puede disponer de ella.

Los razonamientos encajan casi como anillo al dedo con las resoluciones del Tribunal Constitucional español y con las tesis del Gobierno español con respecto a la cuestión de Catalunya. Es una resolución que no puede ser ignorada ni en Madrid ni en Barcelona.

Los grandes estados europeos toman prevenciones ante el precedente que supuso el caso escocés. Como es sabido, el referéndum en Escocia dio un espaldarazo moral al independentismo que entonces, y ahora, argumenta que “si lo hicieron en Escocia, nosotros también podemos hacerlo”. El planteamiento del Constitucional alemán intercepta este argumento y da ahora otro punto de referencia.

Ahora bien, existen diferencias políticas de calado entre Catalunya y Baviera aunque el razonamiento jurídico pueda ser el mismo. En Catalunya, quiénes defienden un referéndum suponen ahora más de la mitad del Parlament. A los problemas políticos, siempre cabe responder con soluciones políticas.

Italia.- Véneto, además de todo el Norte; osease, las zonas ricas.

La Comisión de Venecia y la unilateralidad

Se empieza a citar a menudo el código de buenas prácticas sobre referendos, publicado en 2007 por la Comisión de Venecia, que depende del Consejo de Europa. La doctrina de la Comisión de Venecia tiene una gran autoridad moral. Está formada por universitarios con criterio riguroso e independiente, y se vincula a la institución continental de referencia en materia de derechos humanos y democracia. Es natural, pues, que se estudien sus documentos por quienes quieran promover un referéndum de autodeterminación de Catalunya al margen de la legalidad española, y aspiren a la vez a que sus procedimientos y resultados tengan credibilidad internacional. Me parece acertado, pero creo que la doctrina de la Comisión de Venecia no les favorece. Voy a tratar de justificar esta afirmación.

Comienzo por citar un documento más reciente, de la misma Comisión: el dictamen sobre el referéndum de Crimea de 2014. Se refiere al que tuvo lugar el 16 de marzo de aquel año, con una intimidatoria presencia rusa y sin normas previas que regularan la consulta, y trata de establecer su compatibilidad con los principios constitucionales comunes en Europa. Rechaza, como era de prever, la legitimidad de la consulta, y a la vez resume las líneas esenciales de documentos anteriores sobre la materia. Cabe destacar que en su dictamen de 2005 sobre el referéndum de Montenegro, en el punto 11, establece que todos los referéndums deben someterse a criterios aceptables desde el punto de vista internacional y europeo. No cabe esperar, pues, una indulgente indiferencia si no se cumplen con esos criterios. Y de ahí surge la primera dificultad, como se desprende del punto 24 del dictamen sobre Crimea, que reproduce el apartado III.1 del código de buenas prácticas sobre referendos: “El uso de los referendos debe cumplir con el sistema legal en su totalidad, y especialmente con las normas procedimentales. En particular, los referendos no pueden celebrarse si la Constitución o una ley conforme a ésta no los estipula, por ejemplo, cuando el texto sometido a referéndum es una cuestión de competencia exclusiva del Parlamento”.

En otras palabras, hay que respetar el orden constitucional. Por si no quedara claro, podemos remitirnos a los dos últimos apartados del dictamen sobre Crimea. El número 27 recuerda que la Constitución de Ucrania, a la que Crimea pertenecía, establece la indivisibilidad de territorio ucraniano y no permite ningún referéndum sobre la secesión. Solo hubiera sido admisible un referéndum consultivo sobre la mejora del autogobierno, añade para completar la referencia al marco constitucional ucraniano. Creo que, desde la perspectiva de la Comisión de Venecia, la constitucionalidad y el respeto a la distribución de competencias son una condición indispensable para otorgar legitimidad a un referéndum. Y esas condiciones no las cumple un referéndum unilateral sobre la independencia de Catalunya.

El apartado final añade un elemento político, que parece de sentido común. En las dos últimas frases dice que cualquier referéndum sobre el estatus de un territorio debería haber sido precedido por negociaciones entre todos los interesados, y que esas negociaciones, para el caso de Crimea, no habían tenido lugar. También convendría tomar nota sobre eso.

EE.UU.- California, Texas… seguimos con los estados ricos. Pues es lo que yo digo: el mundo da asco, a la hora de rascarse el bolsillo,¿quién coño se acuerda de la famosa solidaridad?

Etc, etc, etc, etc, etc….

Aunque perdón, perdón, perdón, perdón… ahora que recuerdo hay un país africano, no me acuerdo de su nombre- el pobre no tiene muchas cosas pero nombre sí parece tener-, donde está permitido el derecho a la secesión.

Catalunya será independiente porque Europa va a ayudarnos…. Ja, Ja, ja, ja, ja….

Me llamo Narcís Subils i Pagès i Marí i Riembau i Piferrer i Prat i Margenat i… Según un estudio encargado por mi oncle y padrino Narcís los Subils somos catalanes desde hace trescientos años: entre nosotros no existe sangre “charnega”… ¿Hay duda que yo estoy dispuesto a dar mi vida por la tierra de mis antepasados? Pero sigo teniendo un Ci147…


Carles Puigdemont afirma en el discurs de Cap d’Any que el 2017 serà l’any del referèndum, mentre Mariano Rajoy segueix negant-s’hi. En parlem amb Manuel Milián Mestre, Joan Josep Queralt, Antonio Franco i Eulàlia Vintró.

La tertúlia, sobre el discurs de Cap d’Any de Puigdemont

La tertúlia, sobre l’enquesta del CEO

El CEO ha publicat avui una enquesta en què el ‘no’ a la independència s’imposa per un punt i mig sobre el ‘sí’. La majoria absoluta de l’independentisme al Parlament també estaria en perill. En parlem amb Gemma Calvet, Xavier Vidal-Folch i Arcadi Calzada.

La tertúlia, sobre l’enquesta del CEO

Errores decisivos de Catalunya

 

1979-80. En el debate del proyecto de Estaut de Autonomía, la mayoría parlamentaria formada por el PSC, PSUC y UCD rechaza la propuesta de Trías Fargas del concierto económico como sistema de financiación. Significó quedar sumergidos en el sistema fianciero de régimen común.

http://bit.ly/2fjsaqh

http://bit.ly/2gI.H3xu

1980. Insuficiente respuesta política al cambio introducido en la concepción del Estado de las autonomías del “café para todos”, impulsado Por el PSOE desde Andalucía. El planteamineto inicial era una organización terrritorial de España en dos niveles. Uno configurado por tres estatutos de corte federativo y de diferente substancia (Catalunya, País Vasco y Galicia). El otro formado por una amplia desconcentración administrativa regional sin potestad legislativa. Tres estatutos especiales y catorce o quince regiones sin parlamento. Una asimetría similar a la de la Constitución italiana de 1948, pero el PSOE rehusó esta solución para Andalucía y ganó la apuesta . El resultado ha homogeneizado Catalunya con las regiones españolas.

http://bit.ly/2gI.H3xu

1985. VII Congreso de CDC. La dirección rechaza la propuesta del conseller de Agricultura, Miró Ardèvol, de iniciar la reforma del Estatut, que junto con sus ventajas, como el de su flexibilidad en el marco de la Constitución, presentaba numerosas limitaciones. Esta propuesta coincidía con la visión del entonces secretario general de Esquerra Republicana, Heribert Barrera, que consideraba necesario modificar el texto catalán incorporando todas las mejoras que cotemplaban los otros estatutos. Tardaron demasiado años en asumir las deficiencias.

http://www.lavanguardia.com/opinion/20170102/413037642311/errors-decisius-de-catalunya.html

1996. Pacto del Majestic con el Partido Popular. Jordi Pujol y la dirección de CDC rehúsan la propuesta formulada por el presidente del Grupo Parlamentario en el Congreso de los Diputados, Joaquín Molins, preparada por los directores de la campaña electoral, Josep Maria Gener y Josep Miró i Ardèvol, de presentar como punto decisisivo de la negociación una versión más afinada y solidaria del concierto vasco, que llamaron Pacto Fiscal. Años después Artur Mas recuperaría el proyecto por un corto espacio de tiempo.

https://es.wikipedia.org/wiki/Pacto_del_Majestic

La Constitución y el independentismo.- Xavier Arbós, Francesc de Carreras, Antón Costas, Francesc-Marc Älvaro, Quico Sallés, Marc Carrillo, Laura Freixas,  Javier Pérez Royo, José María Brunet y Benigno Pendás, director del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales

La Constitución y el independentismo.- Xavier Arbós Marín

Una reforma del texto constitucional que goce de legitimidad debe atraer a una parte de los independentistas

Sabemos que el independentismo dominante no va a ceder a cambio de una reforma constitucional. Dispuesto a la secesión unilateral, aspira a un acuerdo que permita realizar un referéndum vinculante sobre la independencia durante el 2017, pero ese acuerdo es inviable. El referéndum versaría sobre la secesión de una parte del territorio del Reino de España, y eso lo prohíbe el artículo 2 de la Constitución Española (CE) al proclamar enfáticamente el carácter “indisoluble de la unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles”. Por otra parte, aunque ese precepto podría ser modificado, el independentismo no tiene ninguna intención de esperar a que se produzca esa reforma. Sabe que en ningún caso va a aceptarla ni el Partido Popular, ni el PSOE ni Ciudadanos.

A ese independentismo, que goza de mayoría absoluta en el Parlamento catalán, no le puede interesar ninguna reforma constitucional. Pero tal vez haya independentistas que puedan reconsiderar su opción si la reforma constitucional ofrece mejoras para el autogobierno de Catalunya. Podemos partir de la idea de que esas mejoras tendrán que ver con la reparación de los efectos de la infausta sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Catalunya del 2006. Antes de entrar en ello, sin embargo, conviene reflexionar sobre las condiciones que pueden hacer viable la reforma constitucional.

Una reforma del texto constitucional debe proponerse renovar el consenso que le proporciona legitimidad. Y para ello debe atraer a una parte de la ciudadanía catalana que ahora apoya la secesión. Si lo que se pretende a medio plazo es que la reforma constitucional sume apoyos en Catalunya, hay que hacer, a corto plazo, una oferta convincente en la línea de mejorar el autogobierno catalán. El contenido de esa oferta tiene que decidirlo el Gobierno central, tras escuchar a los protagonistas de la vida política, económica y social de Catalunya, porque asume la responsabilidad de llevarla a cabo.

Sin esas medidas inmediatas, generadoras de confianza, poco puede esperarse de una futura reforma constitucional. A título de ejemplo, el Gobierno central podría responder de modo claro y verificable a alguna de las famosas cuarenta y seis reivindicaciones de la Generalitat. También podría desistir de algún conflicto de competencias: era algo habitual cuando el PP o el PSOE establecían pactos parlamentarios con CiU en el Congreso de los Diputados.

Desde una mejora de la confianza pueden apuntarse contenidos para la reforma constitucional. Inevitablemente aparecerá la reclamación del reconocimiento de Catalunya como nación, que topa con grandes dificultades. Habría que entrar en el título preliminar, para que el artículo 1 se refiriera a España como “nación de naciones”. Ese concepto ampara cualquier identidad nacional: la que se refiere a España como nación, la que la asume de Catalunya y la de quienes comparten ambas. Si se trata de reconocimiento, no es necesario privar al pueblo español, en su conjunto, de su condición de titular de la soberanía nacional.

Lo más sustancial se encontraría en las modificaciones del título VIII. Se tramitarían siguiendo lo dispuesto en el artículo 167 de la Constitución Española: deberían ser aprobadas por tres quintas partes del Congreso de los Diputados y la misma proporción del Senado. Habría que retocar, en el artículo 149.1, todo lo relativo a la competencia exclusiva del Estado para dictar normas básicas. Debería fijarse, caso por caso, que lo básico se ciñe al establecimiento de marcos comunes, lo suficientemente amplios como para permitir que puedan desarrollarse políticas autonómicas detalladas. En asuntos culturales eso es especialmente importante para Catalunya. Habrá que ver si se acepta que el régimen lingüístico del sistema educativo pueda decidirse en Catalunya, garantizando el conocimiento de las dos lenguas oficiales. Y, por supuesto, habría que concretar más el sistema de financiación, quizá en el artículo 156 de la Constitución Española. El objetivo debería ser, además de mantener la solidaridad, mejorar la equidad asegurando un mínimo retorno en inversiones para las comunidades autónomas que, como Catalunya, son contribuyentes netas al reequilibrio territorial.

Todo cambio del título VIII se podría encajar en la vía que sugería Miguel Herrero de Miñón: una disposición adicional nueva que sería la quinta, específicamente referida a Catalunya. Habría que seguir también el artículo 167 de la Constitución, pero el precepto incluye un riesgo importante, porque basta una décima parte de diputados o una décima parte de senadores para provocar que la reforma sea sometida a ratificación mediante referéndum. Y en un referéndum así, referido a una reforma para Catalunya, puede imaginarse la fuerza del rechazo que podría exhibir una campaña por el “no” impulsada por prejuicios anticatalanes.

Ahí asoma nuestra propia versión del riesgo de cualquier referéndum. Crucemos los dedos, y esperemos que haya actores políticos a la altura de las circunstancias.

Catalunya y la reforma constitucional.¿Reforma para la cuestión catalana?.- Francesc de Carreras

La cuestión catalana puede plantearse desde dos puntos de vista: desde el catalanismo político clásico y desde las exigencias actuales de los partidos nacionalistas. Veamos uno y otro.

El catalanismo político pretendía básicamente tres objetivos: un poder político autónomo dotado de amplias competencias; considerar al catalán como lengua oficial, en igualdad de condiciones con el castellano; y una protección especial a la cultura, debido a esta peculiaridad idiomática. Estos objetivos se alcanzaron sobradamente en los años ochenta, tras la Constitución y el Estatuto. Y se alcanzaron porque eran razonables: o bien estaban basados en hechos objetivos (la lengua catalana y la cultura derivada de la misma), o bien respondían a un deseo ampliamente compartido (un poder político autónomo). La fuerza de este catalanismo político, con vocación de transversalidad, se basaba en un extendido consenso social e ideológico.

Sin embargo, la Generalitat estatutaria, desde sus comienzos, estuvo gobernada por CiU, un partido nacionalista con el fuerte liderazgo carismático de Jordi Pujol. Este partido y este líder, aunque lo ocultaban, no estaban en la línea del catalanismo político que hemos señalado sino que eran nacionalistas y sus intenciones eran otras: utilizar la Generalitat como instrumento para crear un grado de conciencia nacional que permitiera, cuando la ocasión fuera propicia, separarse de España y crear un Estado independiente.

El “proceso” no parte del 2012, tras la manifestación del 11 de septiembre, sino de 1980, tras la elección de Pujol como presidente de la Generalitat. Ahí comenzó la construcción nacional de Catalunya, entonces se empezó a fer país desde las instituciones, es decir, a influir decisivamente en las conciencias individuales con la finalidad de crear las condiciones para que una mayoría de catalanes rompieran sus vínculos emocionales con España y decidieran separarse de ella.

En estos 32 años se desarrolló una agenda oculta basada en varios factores, entre ellos: dividir a los ciudadanos en catalanistas y españolistas, en buenos y malos catalanes; considerar que toda crítica al nacionalismo catalán era un ataque a Catalunya, así como también que España (denominada Estado español) es un ente exterior y opresor de los catalanes, causa de todos los males; entender que sólo el catalán es nuestra lengua propia, relegando a mera lengua oficial al castellano, impuesta por ser la del Estado; calificar los poderes de la Generalitat como insuficientes y aceptar el Estatuto sólo como un instrumento para la construcción nacional, utilizando para ello la lengua, la enseñanza y los medios de comunicación.

Con el tiempo, bajo este adoctrinamiento, muchos catalanes se creyeron el falso cálculo de las balanzas fiscales con las que se pretendía demostrar que España nos roba y, en los duros años de la crisis económica, también creyeron que España era un Estado en quiebra y que formar parte del mismo era la causa de todos nuestros males. A partir del 2010, las consignas cambiaron: soberanía, derecho a decidir, independencia, ruptura, desconexión. Esto es lo que hoy llamamos “cuestión catalana”. Sin embargo, a pesar de todo ello, en las elecciones el independentismo no ha sido nunca mayoritario aunque sus partidarios siguen hablando en nombre de Catalunya.

¿Puede una reforma constitucional solucionar este conflicto? Los independentistas convencidos no creo que cambien de parecer por una mera reforma constitucional. Una constitución es una norma general para todos, no puede hacer excepciones que no sean razonables y éstas (autonomía, lengua, cultura), como hemos visto, ya están desde el principio en nuestra Constitución. Sin embargo, quizás el Estado de las autonomías en su conjunto funcionaría mejor si se introdujeran algunas modificaciones en el texto constitucional, en realidad muy pocas, generales para todos y no específicas para Catalunya. Otros cambios necesarios –financiación, integración en el Estado, colaboración entre Administraciones– no precisan necesariamente reformas constitucionales, bastarían cambios legales y de prácticas políticas.

Esta mejora del conjunto, en un Estado que no funciona mal, quitaría argumentos a los partidarios de la independencia y haría reflexionar a quienes mantienen dudas. Pero, sobre todo, lo que debería hacerse es replicar con datos y argumentos las mentiras y falsedades a favor de la independencia, exponer con claridad la situación en que quedaría Catalunya tras la misma y convencer a los catalanes de las muchas ventajas que nos supone pertenecer a España y a la UE, de la que quedaríamos excluidos.

Reformemos la Constitución en lo que sea necesario para que funcionen mejor las instituciones españolas pero no para complacer a unos partidarios de la independencia que sólo quedarán satisfechos si la consiguen. La cuestión catalana actual no se resuelve con una reforma de la Constitución, sino con una derrota del nacionalismo en las urnas.

Altos cargos internacionales preguntados por Cataluña y la Unión Europea:

► Herman Van Rompuy, presidente del Consejo Europeo, 12/12/2013:

“El caso de Cataluña es distinto al de Escocia porque existen “restricciones constitucionales” que impiden convocar un referéndum de independencia.” “Un Estado nuevo independiente sería un tercer país respecto a la UE, y los tratados, desde el mismo día de su independencia, no se aplicarían en ese territorio.”

► Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea :

«Uno no se convierte en miembro de la UE enviando una carta».

► Michel Barnier, comisario europeo de Mercado Interior y Servicios, 18/09/2013:

“Desde el punto de vista de los Tratados, si una región sale de un Estado miembro y se independiza, ‘de facto’ sale de la Unión Europea y necesitará un nuevo Tratado de adhesión.”

► Pia Ahrenkilde, portavoz de la Comisión Europea,13/12/2013:

«Cataluña quedará automáticamente fuera de la UE». «Sobre la independencia, nuestra posición no ha cambiado»,

► Joaquín Almunia, vicepresidente de la Comisión Europea y comisario europeo de Competencia,14/02/2014

“Quien se sale de un Estado miembro de la Unión Europea se queda fuera de la UE.”

► Viviane Reding, vicepresidenta de la Comisión Europea, 24/02/2014:

“Los tratados son muy claros, si hay una ruptura por parte de un Estado miembro, este nuevo país no es miembro.”

► Jose Manuel Durao Barroso, presidente de la Comisión Europea, 08/01/2014:

“Si una parte del territorio de un Estado miembro dejase de ser parte de ese Estado para convertirse en un nuevo Estado independiente, los Tratados ya no serían aplicables en dicho territorio, que sería un país tercero.”

► Merkel:

“Este es un asunto de política interna española, pero lo que dice Rajoy sobre Cataluña es algo lógico que se debería apoyar”. “Defendemos la integridad territorial de todos los Estados, que es algo totalmente diferente a que las regiones se vuelvan independientes y se organicen ellas. Comparto en este punto la posición del Gobierno español”.

► Jean-Claude Piris, jurisconsulto del Consejo Europeo y el mayor experto en derecho comunitario, ha añadido que, además, esa eventual independencia debería ser ‘legal’ y que dicho nuevo estado ‘sea reconocido por la comunidad internacional’, es decir, ‘que se base en el Estado de Derecho. Y para ello su nacimiento tiene que ser legal, lo que excluye una simple declaración unilateral’.

”“Es peligroso crear falsas ilusiones sobre una independencia unilateral”

● Íñigo UrKullu. Septiembre 2016 :

“No creo en la vía unilateral ni creo que tenga posibilidades en la Unión Europea. No sería aceptada”

● Ada Colau. Septiembre 2016:

“La unilateralidad no es efectiva. Es una ingenuidad pensar que se puede hacer de manera unilateral y que será reconocido en Europa sin apoyo del Estado”

● Duran i Lleida :

’’Yo hablo con embajadores y hablo con primeros ministros, y los grandes países europeos no reconocerán nunca una declaración unilateral de independencia de Cataluña“

● Artur Mas. Septiembre 2015:

“Uno de los riesgos de la independencia es quedarse fuera de la UE. Para que Cataluña sea un nuevo Estado de la UE los países tendrán que ratificarlo. El Estado español nunca lo hará, y si eso pasa tendremos un problema. Hay más Estados europeos que pueden poner en dificultades a la inclusión de un Estado catalán.”

● El presidente de la ANC, Jordi Sánchez:

“Indudablemente Cataluña estaría transitoriamente fuera de la Europa comunitaria”.

● Santi Vila. consejero de Territorio de la Generalitat. Octubre de 2016:

“Tengo la convicción de que solo puede ir ‘’a por todas’’ aquel que no tiene nada que perder. Y como país, como catalanes, tenemos mucho que perder. Los últimos 30 años han sido los mejores de la historia de Cataluña y de España”

El retorno del Estado nación.- Antón Costas

Por qué una buena parte de los votantes de las sociedades desarrolladas está apoyando a líderes populistas o autoritarios? Y ¿qué espera de ellos?

La distinción entre populismo y autoritarismo es cada vez más necesaria. El populismo apareció a partir de la crisis financiera del 2008, especialmente en el sur de Europa. Pero poco a poco están emergiendo líderes autoritarios, como en el caso de Polonia, Hungría, el Reino Unido, Francia, Alemania o Estados Unidos.

La atención pública está focalizada en la conducta y propuestas de esos nuevos líderes. Pero aquí me interesa la cuestión del porqué del apoyo que reciben.

Mi hipótesis es que sus votantes están demandando protección del Estado nacional frente a la incertidumbre económica y para revertir los efectos negativos que sobre sus condiciones de vida ha tenido la globalización económica de las últimas décadas. Los nuevos líderes populistas y autoritarios están dispuestos a utilizar el Estado para dar esa protección.

La globalización, es decir, la libertad de circulación de capitales y de comercio, ha tenido un impacto negativo importante en la vida de muchos ciudadanos. A través de dos vías. Por un lado, debido a la deslocalización de actividades industriales y la consiguiente pérdida de empleo. Por otro, por la caída continuada de los salarios reales. Este doble fenómeno ha afectado más a los ciudadanos que viven en las zonas y ciudades de los países desarrollados que tenían una especialización manufacturera. Y es de estas zonas de donde surge con mayor intensidad la demanda de protección del Estado.

Pero antes de ver la razón de esta nueva demanda permítame referirme a una cuestión intrigante. ¿Por qué los gobiernos socialdemócratas (liberales en Estados Unidos) no atendieron esas demandas? Existen dos causas. La primera fue el exceso de optimismo en los beneficios de la globalización. La creencia en que, tarde o temprano, acabaría beneficiando a todos. La fe en los beneficios de la globalización alimentó entre los socialdemócratas un optimismo dogmático que los cegó frente a sus consecuencias reales. Cuando fue evidente que no era así, utilizaron la falacia del fatalismo de las fuerzas de mercado y las políticas de competitividad basadas en la caída de los salarios. Cayeron así en la corrupción del poder.

La segunda causa fue la confusión entre economía de riesgo y economía de incertidumbre. Esta es una diferencia importante. La distinción la introdujo el gran economista británico John Maynard Keynes. Las situaciones de riesgo se relacionan con sucesos conocidos sobre los que existen datos históricos que permiten calcular su probabilidad y frente a los cuales podemos cubrirnos comprando un seguro privado. Sucede así con los seguros de riesgo contra incendios, robo, accidente o de tipo de cambio. Esos riesgos no frenan el funcionamiento normal de la economía.

Por el contrario, las situaciones de incertidumbre bloquean la economía. El motivo es que la incertidumbre no permite identificar los peligros que tenemos delante. Es como conducir por una carretera y encontrarse de pronto con una intensa niebla. La prudencia aconseja pararse a un lado y esperar a que despeje. Lo mismo ocurre con la actividad económica: la incertidumbre bloquea las decisiones de consumo e inversión y lleva a la recesión y el desempleo.

Al contrario que ante las situaciones de riesgo, contra la incertidumbre no es posible cubrirse con seguros privados. Son necesarios seguros colectivos y la intervención del Estado. Esa fue la razón de que después de la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial apareciese, por un lado, la política keynesiana de fomento de la inversión y de la demanda para sacar a la economía de la recesión y del desempleo. Y, por otro, los seguros sociales del Estado de bienestar (desempleo, sanidad, pensiones). Es decir, la aparición del Estado nacional en su función de fomento de la economía y de protección de los ciudadanos frente a la incertidumbre.

Después de dos décadas en que el optimismo hizo pensar que había desaparecido, la economía de la incertidumbre ha vuelto con la crisis financiera del 2008. Con ella se ha perdido la confianza en la globalización y en las instituciones supranacionales, como la Unión Europea. De ahí que los ciudadanos más afectados demanden el retorno del Estado nación protector y benéfico.

El reto es cómo reconciliar el mantenimiento de una globalización y una integración europea razonable con el retorno del Estado nación. Es un reto que conviene no dejar en manos de los nuevos líderes populistas y autoritarios.

Estado de sitio.- Francesc-Marc Álvaro

Nada hacía pensar, hace un siglo, que Irlanda sería un Estado independiente. Era una hipótesis descartada por los británicos, por la mayoría de irlandeses y por los que, desde fuera, observaban la vida de la isla, como Antoni Rovira i Virgili, escritor, ideólogo del catalanismo y estudioso de los nacionalismos. Pensé en Rovira i Virgili mientras visitaba la magnífica exposición ubicada en el edificio de Correos de Dublín –conocido por las siglas en inglés, GPO– que explica la insurrección de Pascua de 1916, una revuelta que cambió la historia del país y que se ha conmemorado este año que ahora cerramos; el GPO es el principal lugar de memoria de la moderna República de Irlanda: desde aquí, Pearse y Connolly dirigieron la resistencia contra las tropas del imperio más importante de esa época.

Como es sabido, el ejército británico aplastó en menos de una semana el levantamiento de los independentistas. Los siete firmantes de la Proclamación de Independencia fueron ejecutados, igual que nueve dirigentes más del movimiento, entre los cuales estaba Roger Casement, exdiplomático que había tomado conciencia del trato colonialista que sufría su país. Casi dos mil personas fueron deportadas y encarceladas por haber participado en el Easter Rising. El contexto –la Primera Guerra Mundial– propició una represión durísima, enmarcada en el relato oficial de la traición al imperio; hay que recordar que había muchos jóvenes irlandeses luchando en Francia y Bélgica. El nacionalismo irlandés mayoritario en aquel momento era autonomista, articulado en torno al Partido Irlandés, que hacía de bisagra en el Parlamento británico, como socio de los liberales. Bajo el liderazgo de John Redmond, su objetivo era el establecimiento del autogobierno o Home Rule, un asunto que había quedado congelado al estallar la Gran Guerra. Los fenianos y sus continuadores –partidarios de la secesión– no marcaban la agenda, aunque tenían una fuerte presencia en asociaciones deportivas y culturales.

En la edición de julio de 1914 (pocos días antes del comienzo de la guerra) de la obra Història dels moviments nacionalistes, Rovira i Virgili hace este vaticinio sobre Irlanda: “Creemos que el Home Rule representa la solución o la cuasi solución del problema político irlandés; pero no la solución del integral problema nacionalista”. El tarraconense indica que los separatistas presentan esta salida como un engaño, pero añade que “la gran mayoría del pueblo irlandés tiene su confianza puesta en el partido capitaneado por Redmond y cree en la eficacia del Home Rule”. Asimismo, en su estudio sobre el nacionalismo catalán como factor de modernización, Vicente Cacho Viu nos recuerda que el catalanismo que tenía voluntad de intervención política en Madrid buscó vías en el ejemplo de los húngaros y de los irlandeses. Valentí Almirall quería un “gran partido catalán” que “como los irlandeses, debe trabajar para tener representantes en todas partes, desde las Cortes de la nación hasta el último municipio”. Aunque Irlanda no era un modelo interesante para los catalanistas, a causa del peso de la religión y del debate sobre la propiedad de la tierra, sirvió –según Cacho Viu– para inspirar el movimiento unitario –tan breve– de la Solidaritat Catalana, en 1906.

En un primer momento, los insurrectos irlandeses de 1916 fueron considerados unos locos por parte de la mayoría de sus conciudadanos. La prensa local y la inglesa los trató con hostilidad, y el Gobierno británico exageró los contactos de los rebeldes con los alemanes para alimentar el rechazo popular. Pero la represión fue tan extrema que la consideración general de los perdedores se modificó en pocas semanas. Las ejecuciones de los líderes nacionalistas generaron un cambio gradual de la opinión pública y los que eran calificados de fanáticos y traidores fueron vistos como héroes y mártires. La prensa estadounidense y los grupos organizados de irlandeses en Nueva York y otras ciudades influyeron en este nuevo enfoque. La derrota militar se transformó en una victoria de la opinión pública. El general Maxwell, responsable de imponer la ley marcial, pensaba que la mano dura acabaría con el problema irlandés para siempre. El primer ministro británico, el liberal Asquith, se dio cuenta de que las represalias habían conseguido el efecto contrario y ordenó que se detuvieran las ejecuciones.

Ahora y aquí, uno de los más notables fundadores de C’s ha tenido el bonito detalle de recordar, hablando de Catalunya, que la Constitución prevé la aplicación del estado de sitio. Al oírlo, pensé en la verde Irlanda, salvando todas las distancias, claro. La actual revuelta catalana es pacífica. En las primeras elecciones después de la guerra, en diciembre de 1918, los independentistas del Sinn Féin consiguieron 73 de los 105 diputados que Irlanda enviaba al Parlamento británico, mientras que los autonomistas quedaron reducidos a la mínima expresión. El pueblo irlandés cambió completamente de mentalidad en sólo dos años y el objetivo de la independencia dejó de ser un sueño de cuatro gatos.

El ingenioso regate del bloque independentista al TC con las leyes de ruptura.- Quico Sallés

Una jugada de pizarrín de JxSí y la CUP deja sin efecto la nulidad de las ponencias de las desconexión

El pasado 23 de diciembre, horas antes de la cumbre para el referéndum, el Tribunal Constitucional publicó sendas sentencias en las que declaraba la nulidad de las tres ponencias de las leyes de la desconexión que JxSí y la CUP impulsan en el Parlament. La magistratura de la Constitución respondía así a dos recursos de amparo por vulneración de derechos fundamentales de los diputados presentados por Ciutadans y el PSC.

En las resoluciones, el TC destaca que no era necesaria la tramitación de las leyes de la Hacienda catalana, de la Seguridad Social y la de Transición jurídica a través del artículo 126 del Reglamento del Parlament, que regula la “especialidad” de las “ponencias redactoras” de una ley. Así, el Constitucional señala que JxSí y la CUP podrían haber ejercido la vía ordinaria y de manera conjunta a través del artículo 109 del Reglamento que regula el régimen general de la iniciativa legislativa, es decir, la proposición de ley.

En base a las resoluciones del TC, Ciudadanos registró el martes una reclamación a la mesa para que desmantele dichas ponencias. Pero la petición llega tarde. De hecho, ‘junteros’ y ‘cuperos’ ya hacía tiempo que habían dejado morir de inanición las ponencias. Lo demuestra que las últimas tramitaciones de las ponencias son del mes de abril y se refieren al nombramiento del relator.

Ahora bien, que las ponencias ya hubieran pasado a mejor vida no significa que JxSí y la CUP abandonaran el trabajo. Al contrario, los grupos independentistas del Parlament utilizaron la vía que ahora recomienda el Constitucional siguiendo un informe jurídico no vinculante de los letrados de la cámara catalana.

‘Junteros’ y ‘cuperos’ iniciaron la tramitación de las mismas leyes -excepto la de transitoriedad jurídica que se mantiene bajo llave- a través de proposiciones de ley que han registrado no como ponencia conjunta sino como sendos grupos parlamentarios siguiendo la regulación del artículo 109 del Reglamento parlamentario.

Concretamente, los grupos independentistas tramitaron, por un lado, la Proposición de ley de creación de la Agència Catalana de Protecció Social el mes de junio y cuyo último trámite ha sio registrado el 27 de diciembre con el que se ha acordado ampliar la prórroga de presentación de enmiendas. Por otro lado, los independentistas reconvertieron en setiembre la ley de la Hacienda catalana en la proposición de Ley del Codi tributari de Catalunya i d’aprovació dels llibres primer, segon i tercer, relatius a l’Administració tributària de la Generalitat de Catalunya, con una ponencia de proposición con representantes de todos los grupos de la cámara.

De este modo, el fallo del Constitucional que declara la nulidad de los acuerdos de Mesa de 1 y 8 de marzo de 2016 por los que se admitían a trámite las solicitudes de puesta en marcha de las tres ponencias redactoras no tiene efecto alguno, puesto que JxSí y la CUP abandonaron ese camino e iniciaron la vía ordinaria para continuar legislando las leyes de la desconexión. Quizá casualidad, quizá estrategia o quizá un ingenioso señuelo, pero esta vez los independentistas se han avanzado a las órdenes del Constitucional.

La integración de la diferencia.- Marc Carrillo

  • La Constitución ha dejado de ser en Catalunya el referente de autogobierno que en su día fue

Resulta insostenible que una Constitución no pueda ser reformada. Ya Rousseau sostuvo que el pueblo es dueño siempre de cambiar sus leyes, aún las mejores. Thomas Jefferson, uno de los prohombres de la independencia de los EE.UU., insistió en la necesidad de toda Constitución de adaptarse a los nuevos tiempos. La idea quedó formulada después en el artículo 28 de la Declaración francesa de Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1793, que estableció que “el pueblo tiene siempre el derecho de reformar y revisar la Constitución, porque una generación no puede sujetar a sus Leyes a las generaciones futuras”.

La Constitución de 1978, junto a las primeras elecciones democráticas del 15 de junio de 1977, fue el primer elemento de ruptura con la dictadura franquista. Un texto heredero del constitucionalismo liberal democrático surgido tras la II Guerra mundial, que aseguró la división de poderes y la garantía de los derechos fundamentales y que intentó, a través de su Título VIII, una solución al contencioso histórico de la inserción del País Vasco y Catalunya en la España democrática que iniciaba sus primeros pasos en libertad. Una Constitución que fue votada de forma entusiasta en Catalunya. Pero a casi cuarenta años vista, es evidente que el contencioso catalán continúa sin resolver. Los hechos prueban que la Constitución ha dejado de ser aquí el referente de autogobierno que en su día lo fue.

La opción de la reforma para que, eventualmente, la Constitución pueda recuperar el terreno perdido habría de pasar –a mi juicio– por una revisión del Título VIII para el conjunto del Estado y, simultáneamente, concretarse en la incorporación de una Disposición Adicional especifica que integrase, bajo el paraguas constitucional, la singularidad política de Catalunya. Una síntesis de buena parte de las ideas que siguen, han sido formuladas por el autor en el ámbito académico (Estudios en homenaje al profesor Muñoz Machado, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, Madrid 2016).

Con relación a la reforma del Título VIII y al igual que también han propuesto otros autores,
podría resultar de interés jurídico la opción de establecer un sistema de distribución de competencias distinto a la indeterminación que genera el actual. Debería de estar basado en una definición funcional de las competencias, que determinase qué es lo que pueden hacer el Estado y las comunidades autónomas, respectivamente.

En la línea de los sistemas federales, el propio texto constitucional y no los estatutos, podría prever una sola lista de competencias estatales y el resto correspondería a las Comunidades Autónomas. De acuerdo con ello, las competencias compartidas habrían de ser pocas para evitar conflictos en la delimitación sobre lo que puede hacer cada parte: sobre todo a través de la técnica de la legislación básica estatal, cuya práctica ha demostrado que ha sido un instrumento de absorción de las competencias en favor del Estado y una fuente inagotable de conflictos, en los que la Generalitat de Catalunya ha sido parte habitual.

La naturaleza del Estado compuesto diseñado por la Constitución no se compadece en nada con la naturaleza del actual Senado. Una opción a retener podría ser el modelo federal del Bundesrat alemán, como cámara de representación de los gobiernos y, a su vez, instrumento de colaboración entre el Estado y las Comunidades Autónomas. Asimismo, la reforma habría de incorporar los principios generales del sistema de financiación de las Comunidades, las reglas de su participación en el rendimiento de los tributos estatales, así como los mecanismos de solidaridad, asumiendo el principio de ordinalidad en unos términos similares a los previstos en el artículo 206.3 del desactivado Estatuto del 2006.

En el orden lingüístico, el deber de conocer las lenguas propias de las Comunidades Autónomas podría ya acceder al rango de norma constitucional. Y, en fin, el reconocimiento del carácter plurinacional de España, sin más aderezos, habría de reemplazar a la retórica barroca del actual artículo 2.

El segundo pilar de estas ideas, específico para Catalunya, descansa en el tratamiento constitucional de la diferencia. No sería la única especificidad, como se encargan de demostrar los casos vigentes del País Vasco y Navarra y, en menor grado, de Canarias. Pero la Disposición adicional catalana debería ser más precisa. Así, y al margen del régimen general, habría de contener una definición funcional y material precisa (es decir, qué es lo que se puede hacer y sobre qué materias) de algunas competencias (por ejemplo, enseñanza, cultura, sanidad y servicios sociales), en relación a las cuales se atribuya una mayor capacidad normativa (legislación y potestad reglamentaria) a las instituciones de la Generalitat. Con los límites que fija la Constitución y los Tratados internacionales en materia de derechos fundamentales.

El sistema de financiación debería completarse a través de instrumentos de relación bilateral con el Estado, así como una previsión flexible sobre las infraestructuras del Estado en Catalunya

Somos los mejores.- Laura Freixas

Quienes estamos en contra del procés, al igual, supongo, que quienes están a favor, tenemos tan elaborados nuestros argumentos que nunca pensamos en ellos. Hasta que ocurre algo que los actualiza. Por ejemplo, oír a Artur Mas proclamar “¡Hemos ganado!” cuando en el “plebiscito” (así lo había ­definido él), los síes (votos a Junts pel Sí y la CUP) representaban menos del 48% frente un 52% de votos a otros partidos, que él había dicho que se interpretarían como noes. O verles incumplir no sólo la Constitución (votada por el 90% del electorado catalán) sino las leyes catalanas: pretenden hacer un cambio político radical sin tener la mayoría que el Estatut exige. O la resolución del Parlament, en julio pasado, según la cual sus futuras leyes no serán susceptibles de “control, suspensión o impugnación por parte de ningún otro ­poder”.

Esta constante transgresión de la ley, este rechazo a los tribunales, esta operación por la cual establecen unas reglas de juego, y si el resultado no les favorece las cambian retrospectivamente por otras, nos hacen adivinar, bajo las sonrisas y la fraternidad, Els segadors y las estelades, la aspiración de aplastar al oponente y no tener que rendir cuentas a nadie. Todo, para más inri, en nombre de la democracia.

También se le ve el plumero al procés en una campaña publicitaria que está haciendo últimamente la Generalitat. Se llama “un gran país”, se dirige a “elevar la autoestima de los catalanes” y se traduce en anuncios como este: “Los estudiantes universitarios de Catalunya son los que más rápido y en mayor proporción encuentran trabajo del conjunto del Estado español”. Vaya con el dato: ¿no sería igualmente cierto sustituyendo Catalunya por Madrid o cualquier otra región rica? Y sobre todo: ¿Qué nos quieren decir? ¿Que somos los mejores? ¿Que no necesitamos a nadie? ¿Que si a los demás no les va tan bien, que se fastidien? ¿Se imaginan un anuncio que dijera: “Los estudiantes de Pedralbes son los que encuentran trabajo más rápido del conjunto de Barcelona”?… Pero bien mirado casi deberíamos dar las gracias a quienes han diseñado a esta campaña. Porque nos recuerda, por si lo habíamos olvidado, hasta qué punto el procés fomenta el narcisismo colectivo, y que por más que mucha gente lo viva con emociones genuinas, lo manipulan unos dirigentes cuyo mayor interés es privarnos del espíritu crítico.

Ya no es posible.- Javier Pérez Royo

  • La sentencia del 2010 sobre el Estatuto dejó sin efecto las garantías en que descansa la Constitución de 1978
  • El autogobierno es la suma de un pacto entre los parlamentos de la nacionalidad y el Estado y de un referéndum

La preocupación fundamental del constituyente de 1978 al diseñar la Constitución Territorial fue la de evitar que Catalunya pudiera caer en la tentación de intentar definir unilateralmente los términos de su integración en el Estado. El precedente del momento inicial de la Segunda República estaba muy presente.

Esta preocupación está en el origen de la definición constitucional del derecho a la autonomía por las “nacionalidades”, que se mantiene constante desde el primer anteproyecto de Constitución de 5 de enero de 1978, hasta el texto definitivo. El derecho a la autonomía de las “nacionalidades” estuvo constitucionalizado en los mismos términos a lo largo de todo el iter constituyente. Es el derecho de las “regiones” el que estuvo constitucionalizado el 5 de enero y dejó de estarlo después. De aquí deriva la “desconstitucionalización de la estructura del Estado” de la que habló Pedro Cruz. Porque la Constitución acaba constitucionalizando la excepción (las nacionalidades), pero no la norma (las regiones).

Como consecuencia de que esa era la preocupación del constituyente, el derecho a la autonomía de las “nacionalidades” se configura de manera negativa: se trata de evitar, primero, que cualquiera de las nacionalidades pueda imponerle al Estado un Estatuto con el que éste no esté de acuerdo y se trata de evitar, después, que el Estado pueda imponerle a la nacionalidad un Estatuto que no sea aceptado expresamente por sus ciudadanos. Ni la nacionalidad al Estado, ni el Estado a la nacionalidad.

El derecho a la autonomía de las “nacionalidades” descansa, pues, en una doble garantía: una que juega a favor del Estado y otra que juega a favor de la nacionalidad. La Constitución Territorial es la resultante de la combinación de ambas.

La garantía que juega a favor del Estado se traduce en que el Parlamento de la nacionalidad no aprueba un Estatuto de Autonomía, sino un proyecto de Estatuto de Autonomía, que tiene que ser remitido a las Cortes Generales, a fin de que en un examen conjunto de la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados y una delegación del Parlamento proponente se intente llegar a un acuerdo. En caso de no alcanzarlo, prevalece la voluntad de la Comisión Constitucional del Congreso. El principio de unidad política prevalece sobre el derecho a la auto­nomía.

La garantía a favor de la nacionalidad se traduce en que, en todo caso, el texto del todavía proyecto de Estatuto tiene que ser aprobado en referéndum por los ciudadanos destinatarios de este. La última palabra para la entrada en vigor del Estatuto la tienen los ciudadanos de la nacionalidad.

La Constitución Territorial es, pues, la suma de un pacto entre el Parlamento de la nacionalidad y el Parlamento del Estado y de un referéndum de la población destinataria de dicho pacto. Es mediante la combinación de la democracia representativa, pacto entre Parlamentos, y la democracia directa, referéndum ciudadano, como el constituyente quiso que se interpretara la Constitución para hacer posible el ejercicio del derecho a la autonomía de las nacionalidades.

Esta Constitución Territorial se respetó escrupulosamente en el proceso estatutario catalán de 1979/1980 y se volvió a respetar escrupulosamente en el proceso estatutario derivado de la reforma del Estatuto de 2006. El proyecto de reforma del Estatuto de Autonomía fue aprobado en el Parlament con una mayoría superior a la de dos tercios exigida por el Estatuto de 1979, fue remitido a las Cortes, en las que hubo una negociación muy intensa entre la Comisión Constitucional y la Delegación del Parlament y fue sometido a referéndum.

Debe subrayarse que el control de constitucionalidad que hizo la Comisión Constitucional fue muy intenso. Tanto que Esquerra Republicana consideró que se había desnaturalizado el texto aprobado en el Parlament y propugnó el no, coincidiendo con el Partido Popular, en el referéndum final. En todos los pasos se respetó no sólo la letra sino también el espíritu de la Constitución Territorial.

Esta interpretación constitucional sería anulada por la STC 31/2010, en la que el Tribunal Constitucional desautorizaría el pacto entre el Parlament y las Cortes Generales y quitaría la última palabra pronunciada por los ciudadanos en referéndum. El Estatuto no sería a partir de ese momento un resultado del pacto y del referéndum, sino de la voluntad unilateral de un ­órgano del Estado. De esta manera, el Constitucional dejaba sin efecto las dos garantías en que descansa la Constitución Territorial de 1978. Lo que el constituyente había pretendido evitar que se produjera se acabó produciendo.

Esta es la razón por la que en Catalunya no hay Constitución Territorial y por la que carecemos de una forma jurídicamente ordenada para resolver la integración de Catalunya en el Estado. Ya no es posible siquiera la vía de la reforma de la Constitución. Ya no es posible volver a dar vida a la “doble garantía” de 1978. La Constitución Territorial tiene que ser sustituida por otra distinta. La reforma ya no es ­posible.

Rajoy: “La reforma de la Constitución no va a resolver el problema con Catalunya”

  • El presidente del Gobierno mantiene su apuesta por el “diálogo” aunque asegura que “no se puede celebrar un referéndum”

Mariano Rajoy no cree que la reforma de la Constitución sea el camino para solucionar el conflicto político en el que están inmersos Catalunya y España. Para el presidente del Gobierno, no hay otro camino que seguir apostando por el “diálogo” entre Gobierno y Generalitat. Un “diálogo” en el que no contempla hablar de “referéndum”. “El Gobierno no va a autorizar ningún referéndum en Catalunya para liquidar la soberanía nacional”, ha asegurado durante su comparecencia para hacer balance de 2016.

“Hablar es bueno. Tenemos voluntad de dialogar y por la otra parte creo que también habrá voluntad de hacerlo. Tenemos muchos temas que afectan al conjunto de los españoles. El futuro de las pensiones o la educación, por ejemplo, les interesa a todos las españoles, hayan nacido donde hayan nacido y vivan donde vivan”, ha apuntado.

No tiene ningún sentido decir que no se hará caso a las leyes y a los tribunales españoles. Yo pido hablar”

El mandatario español ha reclamado al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que deje de “dar más pasos en la mala dirección” porque le parece “lo peor para la convivencia”. “En la conferencia de presidentes (a la que Puigdemont ya ha anunciado que no asistirá) vamos a tocar muchos asuntos importantes para la gente”, ha señalado.

Aún así, y pese a que alrededor del 85% de los catalanes apostarían por celebrar un referéndum sobre la independencia de Catalunya, Mariano Rajoy considera que “no se puede hablar de incumplir la ley”. “Si alguien quiere hablar de la unidad de España y de la igualdad entre españoles, yo le voy a decir que de eso no podemos hablar”, apuntó.

Rajoy criticó la posición de Francesc Homs tras conocer que el Tribunal Supremo está a punto de juzgarle por el 9N. “No tiene ningún sentido decir que no se hará caso a las leyes y a los tribunales españoles. Yo pido hablar”, ha afirmado.

El presidente del Gobierno ha defendido que en los “últimos cuatro años” su Ejecutivo ha hablado “mucho con Catalunya”. “Pero el diálogo no puede ser una promesa de adhesión. La gente no entiende porque los presidentes autonómicos de Catalunya y País vasco no van a la Conferencia de presidentes. Porque ahí se va a hablar de cosas que les interesan”, añadió.

El diálogo abarcaría casi todo y en todos los niveles, y ha subrayado que sus ministros hablan con los consellers del Govern y que él mismo habló hace poco con Carles Puigdemont, aunque no concretó de qué dialogaron. “Cuando tenga algo que contarles sobre este asunto, lo haré”, se limitó a decir.

El TC avala que podrá actuar directamente contra consultas ilegales.- José María Brunet

  • Expone que las multas no tienen un carácter “excesivo y desproporcionado” como alegó Catalunya en la demanda

El Pleno del Tribunal Constitucional desestimó este viernes el recurso interpuesto por la Generalitat de Cataluña contra la reforma de la Ley Orgánica que rige el propio órgano (LOTC) aprobada en 2015 y que le permite suspender temporalmente a cargos públicos que desoigan las resoluciones. El órgano jurisdiccional se remite a la sentencia del pasado 3 de noviembre mediante la cual también se desestima el recurso formulado por el Gobierno vasco contra la misma ley y aclara que el TC ha sido configurado como un “verdadero órgano jurisdiccional” y tiene potestad para ejecutar sus resoluciones.

La Generalitat impugnó el artículo 92.4 de dicha normativa que prevé la suspensión temporal y la imposición de multas coercitivas de 3.000 a 30.000 euros a las autoridades, empleados públicos o particulares que incumplan las resoluciones del Tribunal, alegando que se trataba de un importe “excesivo y desproporcionado” y que por tanto confiere a las multas un carácter sancionador o de castigo, postura que rechaza el tribunal. En este punto la resolución aclara que no se trata de una medida sancionadora en sentido propio “puesto que no se impone con finalidad “represiva o retributiva” sino como estímulo para el cumplimiento de un deber jurídico.

Su finalidad no es imponer una sanción sino “garantizar la efectividad y el cumplimiento de las resoluciones del Tribunal Constitucional”, detalla. La norma podría aplicarse en un futuro próximo a la presidenta del Parlament de Catalunya, Carme Forcadell, a quien ya investiga el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) por incurrir en una presunta desobediencia al permitir que se debatieran y votaran en la Cámara catalana las conclusiones para fijar la hoja de ruta de la ruptura con España en el marco de la deriva soberanista.

La sentencia, que cuenta con los votos particulares de la vicepresidenta, Adela Asua, y los magistrados Fernando Valdés Dal-Ré y Juan Antonio Xiol, expone que la LOTC autoriza al tribunal a imponer dichas multas coercitivas desde su redacción originaria, de 1979 y que la reforma –aprobada mediante proposición de ley del PP en el Congreso– mantiene las multas con una configuración “sustancialmente similar a la que tenían en la anterior redacción de la LOTC”, puesto que la diferencia estriba en el incremento de su cuantía.

Las multas no son desproporcionadas

Respecto a la postura de la Generalitat sobre que dichas multas son “desproporcionadas”, en este punto el órgano jurisidiccional concluye que es el tribunal el que decide la cuantía de la multa una vez la impuesto, aunque respetando el principio de proporcionalidad. Tampoco puede afirmarse, añade la sentencia, que el margen de apreciación que la reforma otorga al TC respecto a la existencia o no de “circunstancias de especial trascendencia constitucional” resulte arbitrario, como se expuso en el recurso interpuesto.

La reforma del TC permite además en los casos “de especial trascendencia constitucional”, que adopte las medidas acordadas para ejecutar las sentencias sin oír a las partes. Después se habilitará un plazo de tres días para dar audiencia a los afectados y a la Fiscalía, tras los cuales el Alto Tribunal decidirá si ratifica o levanta esas medidas extraordinarias.

Cuatro tesis sobre la prudencia

  • ¿Es factible la reforma? Hay un principio que compartimos todos los demócratas, la igualdad sin privilegios
  • La prudencia no es inmovilismo, sino búsqueda de soluciones desde el punto de vista del interés general

La política depende del espacio y el tiempo y es ajena al laboratorio aséptico de las ideas platónicas. Teoría y práctica no siempre siguen el mismo itinerario. Por eso, la responsabilidad exige renunciar al lucimiento doctrinal en favor de la concordia cívica… Hablamos, aquí y ahora, de una Constitución exitosa (la mejor de nuestra agitada historia) y de las propuestas de reforma que nos inundan. Son legítimas, siempre y cuando respeten las reglas del juego constitucional, como es propio de una sociedad civilizada cuya convivencia deriva del Estado de Derecho y no de la lucha hobbesiana de todos contra todos. He aquí cuatro tesis a favor de la prudencia, que no es inmovilismo, sino búsqueda de soluciones desde el punto de vista del interés general.

Primera tesis. Consenso de salida. En 1978, en circunstancias objetivamente más difíciles, había un “proyecto sugestivo” en el sentido de Ortega: salir de la dictadura y llegar a una democracia equiparable a las europeas. Lo hemos conseguido, con sus grandezas y, cómo no, con sus servidumbres. Hoy día, en cambio, solo existe un proyecto compartido entre los partidos “constitucionalistas”. En cambio, hay quienes pretenden abrir un insólito “proceso constituyente”, una visión adanista que persigue derribar el edificio y construir con peores materiales. Otros impugnan el propio sujeto constituyente, en nombre de derechos inexistentes en el ordenamiento interno e internacional. Los defensores de ciertas reformas utilizan de forma imprecisa conceptos tan ambiguos como “federalismo”. Las palabras significan lo que yo quiero que signifiquen, decía el personaje de Alicia en el país de las maravillas. Todo depende, concluye, de “quién manda aquí”. Frente a la confusión, parece imprescindible un acuerdo de partida, fijar un “perímetro” sobre los aspectos que compartimos una gran mayoría: Estado social y democrático de Derecho; Monarquía parlamentaria; Estado “compuesto” en el plano territorial, capaz de conju-gar unidad, pluralismo y solidaridad. Sin este consenso, no hay tal reforma, sino aventuras en el vacío.

Segunda. Respeto al procedimiento. La Constitución se puede reformar, porque –como decían los Padres Fundadores de los Estados Unidos– no existen leyes “perpetuas”. Pero el procedimiento es la esencia de la democracia, de acuerdo con Habermas. La reforma agravada del artículo 168 es muy exigente. Los tiempos no son propicios, cuando hay muchas tareas pendientes para consolidar la recuperación económica y el bienestar de los ciudadanos. La reforma ordinaria del 167 es más sencilla, pero el referéndum facultativo, a solicitud de la décima parte de los diputados, puede abrir una fractura social. Por lo demás, el consenso resulta imprescindible. Felizmente, la Constitución es de todos y para todos, de manera que nadie puede imponer su voluntad al resto de los españoles. Conviene, pues, abrir un debate sosegado y razonable, previo estudio riguroso por los expertos, en el marco de un diálogo político donde se busquen con flexibilidad los acuerdos posibles y realistas. Ni deprisa ni despacio, sino con el ritmo adecuado.

Tercera. Propuestas rigurosas. Hay pocos criterios unánimes, a día de hoy. Si acaso uno: equiparar los derechos del varón y la mujer en la sucesión a la Corona. Existen otros temas donde, con matices, las posiciones podrían acercarse. Algunos se identifican en el valioso informe del Consejo de Estado, completado entonces con debates de gran altura jurídica celebrados en el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. Me refiero a la Unión Europea. También a la reforma del Senado, puesto que la propia Cámara Alta ha trabajado sobre una posible ampliación de sus funciones de naturaleza territorial. Hay una faceta “técnica” en el título VIII: competencias estatales y autonómicas; mecanismos de coordinación y solución de conflictos; “cierre” del sistema para evitar una discusión perpetua. Todo ello es complejo y exige un trabajo de orfebrería jurídica a partir de compromisos políticos muy precisos. No es fácil, pero no es imposible. Precisamente porque tenemos una buena Constitución, contamos con un notable elenco de expertos en Derecho Público capaces de preparar documentos solventes. Otras propuestas (aforamientos, poder judicial o derechos sociales) distan mucho de estar maduras. Son cuestiones relevantes, pero hay que explorar las opciones que ofrece el sistema de fuentes para realizar mejoras por vía legislativa. Lo mismo digo respecto de la “formula” electoral y otros puntos que interesan más a unos que a otros.

Cuarta y última. Catalunya en el horizonte. La cuestión más compleja, como otras veces en la historia. Ante todo, se deben respetar de forma escrupulosa los procedimientos. Las leyes y las sentencias han de ser cumplidas, como sabemos los juristas y los políticos responsables, sin populismos ni demagogias. No cabe inventar teorías con nombres equívocos (derecho a “decidir”) en nombre de sujetos colectivos construidos ad hoc. Quiero decir que Catalunya, como el conjunto de España, como Europa y el mundo global, es una sociedad abierta, en el sentido de Karl Popper, y no hay una voz única que tenga el monopolio de las esencias. Todos cabemos en esta realidad plural, sobre todo los que somos con naturalidad catalanes y españoles. Por razones de autonomía estatutaria, la Generalitat gobierna en el ámbito muy amplio de sus competencias. Pero también el Gobierno de España sirve al interés de los catalanes y la presencia habitual de la vicepresidenta Sáenz de Santamaría refleja esa oferta de diálogo sobre todo aquello (mucho y muy importante) que cabe en el marco constitucional ¿Es factible una reforma sobre este ámbito decisivo? Hay un principio que compartimos todos los demócratas, la igualdad sin privilegios. A partir de ahí, la realidad histórica y social ofrece diferencias que enriquecen al conjunto y cuyo encaje es deseable desde la lealtad y la concordia. Decidimos todos. Como dicen los viejos textos de la historia europea común: quod omnes tangit ab omnibus approbetur; es decir, “lo que a todos atañe, por todos debe ser aprobado”.

 

0 comments

Deja un comentario