Ofrezco cien mil euros

Provechoso mensaje dirigido a una chica colombiana

que hace unos cuatro años vivió en Sabadell, (Barcelona), España.¿ De una edad de unos treinta y cinco años? Muy guapa.

Donde fue novia o amante de un abogado que me estafa vilmente: me retiene por embargo de mi pensión 640 euros 14 veces al año. Desde hace más de tres años. Por un total de sesenta mil euros sin intereses. Estoy completamente seguro de que ella sabía perfectamente que el tal abogado se reía de mí, se burlaba, me estafaba, pues se pavoneaba ante ella de lo “listillo” que es al estafarme a mí de tal manera y haber llegado a engañar a jueces y magistrados: se reía de ellos, se sigue riendo, se ríe de todos; lo más probable es que de esta chica también llegara a engañar. Es posible, casi seguro, de que no sólo se habrá pavoneado ante esta chica sino ante otras muchas persona: su propia procuradora de los Tribunales- la cual hasta ahora se ha abstenido de intervenir- es perfectamente conocedora de la verdad de lo que estoy diciendo. A favor de todos ellos estoy dispuesto a entregar la misma renta mensual que ahora me retienen: mi orgullo, mi dignidad, para mí valen más que el dinero. Lo único que necesito es que declaren a mi favor en la demanda penal que en estos momentos mi abogado tiene interpuesta: su declaración sería decisiva como complemento a las diversas pruebas que hemos presentado.

¿ He de matar a este abogado? Esto equivale a intercambiar mi vida por la suya. Y desde que mi padre me puso a trabajar trece horas al día a la edad de los once años, en los estudios siempre he sacado matrículas de honor, en el bachillerato mis compañeros jamás me preguntaban cuántas matrículas de honor iba a conseguir sino si en alguna asignatura no iba a sacar matrícula de honor; después, cuando hice oposiciones, mi nombre aparecía al final en una cuartilla en lugar detacado, con los cuatro o cinco mejores calificados.

Si esta chica colombiana – o cualquier otra persona conocedora de la estafa de la que vengo siendo objeto porque el abogado se haya pavoneado ante ellas- declara la verdad, la que sabe, entre sus palabras y las pruebas que tengo yo conseguiremos que el juez dicte sentencia a mi favor: son más de sesenta mil euros; a todos ellos renuncio yo a favor de esta chica colombiana si declara a mi favor. ¿Por qué? Pues porque por encima del dinero a mí me interesa mi dignidad. Yo soy el Sr. Subils.

¿Qué puedo hacer? ¿Matarlo? Esto equivale a intercambiar mi vida por la suya. Y me parece una ofensa que mi vida pueda ser intercambiada por semejante payaso

No, cuando yo voy por la calle NUNCA presto atención a este tipo de individuos, nunca les miro a la cara, y JAMÁS me rebajo hasta el extremo de hablar con ellos.Mi muerte pondría fin a mi pen sión, por lo tantto, a embargo que sobre la misma existe ahora: sería una foma de pegar una patada en la boca e a este abogado.

Pero antes de tomar una decisión que pueda ser irreparable, prefiero esperar a ver si localizo a este chica colombiana; o cualquier otra persona que pueda y acepte ayudarme. Además, tengo en estos momentos unos proyectos inmobiliarios – apòyados en unas quince webs, la mayoría de la cuales en el “top ten” de Google , frente a centenares de miles o millones de otras webs- proyectos que en caso de triunfar harían que el dinero que ahora me están estafando- estos 640 euros catorce veces al año- fuera simple calderilla.

Distinto sería si tales proyectos no alcanzan el éxito que yo espero, pues en tal caso mi dignidad personal me obligaría, me obligará, al suicidio.

Si esta chica lee el mensaje o alguien la conoce, le ruego que se ponga en contacto conmigo:

narcis.subils@hotmail.com
Teléfono móvil 692464257

0 comments

Deja un comentario