Catalunya, tierra de charnegos….

castellers1

castellers2-

castellers-ParisCatalunya, tierra de charnegos….

¡ La de cosas que ha de hacer la gente para ganarse la vida! Me han dicho que un político famoso, Ribera o Rivera se llama, de Ciudadanos, ha afirmado por  televisión que vive en Catalunya, una tierra “donde ha de partirse la cara”  para no hablar en catalán. Y si bien me han hablado de  la “trabajosa vida de los que pretenden vivir sin trabajar”, me pregunto en cuál Catalunya vivirá este señor: evidentemente,  no en la mía.

– aunque todo hay que decirlo: no soy maricón, pero reconozco que el tío es guapo –

Tanto es así que vivo en la Rambla , la Rambla de Sabadell – Sabadel, como muchos la pronuncian – recuerdo que “rambla” es el nombre que tradicionalmente se usaba para indicar la calle principal de una ciudad, donde sus habitantes iban a pasear, a reunirse con los amigos..; es decir, no vivo en el extra-radio o afueras de “Sabadel”, donde cabe imaginar que se concentran los nuevos habitantes, los acabados de llegar. Pues bien, si quiero acertar una apuesta, lo tengo fácil.

Por ejemlo, salgo a la Rambla, presto atención a un grupo de personas que se estén acercando y puedo apostar:

– No sé si estas personas hablan castellano o español, o “moro” o rumano; pero estoy seguro de que NO  hablan catalán.

– Además, puedo apostar a que sus apellidos serán Martínez, Fernández, Sánchez… cualquier cosa menos un apelllido origininariamente catalán.

Y más todavía: puedo apostar a que sus padres, abuelos y bisabuelos, etc, etc,  son o de Murcia o de Andalucía “la luminosa” o de Extremadura, tierra de conquistadores: de cualquier parte menos de Catalunya..

Recuerdo a mi admirado profesor de historia Vivens Vives o mi simpático Santigo Sobrequés y Callicó, esclavo del primero, con quien durante siete años me encontraba arriba y abajo, por aquí y por allá, ocho horas al día en los pasillos, escaleras, salones del entonces Instituto de Girona – Gerona como entonces decíamos- ¿que por qué le llamo esclavo: pues porque los libros que estudiábamos mostraban como autores a Vicens Vives y Santiago Sobrequés i Callicó, pero todos sabíamos que el primero no había escrito ni una sílaba, ni una sola sílaba, de aquellos libros:  lo dicho, lo que hay que hacer para ganarse la vida.

Recuerdo, pues, que Vicens Vives nos habla de Catalunya como tierra de paso, donde tradicionalmente han convivido dos comunidades,  la del valle y la de la montaña; o los inmigrantes acabados de llegar y lo que llevan aquí ya varias generaciones.

Pues bien, recordemos, por favor, que Catalunya fue literalmente invadida entre los años 1950 y 1970 por inmigrantes, especialmente andaluces y extemeños- “España, antes roja que rota”, no , no creo que tal cosa hubiera sido planeada por Franco: no lo considero lo bastante inteligente, aunque sí astuto, cazurro, para sacar provecho de lo que las circunstancias le ofrecían, aunque tuviera que arrastrarse sin el menor asomo de dignidad. ¿Verdad de que sí, Hitler y Mussolini?- En aquella época recuerdo que Sobrequés nos enseñaba que Catalunya tenía ” 3 millones de habitantes”. ¿De dónde creen ustedes que proceden los cuatro millones restantes hasta alcanzar los siete millones actuales? Quizás el tal Ribera o Rivera nos lo pueda explicar, cuando esté recuperado de las habituales palizas que recibe por expresarse en español en Catalunya.

En fin, señores, que pasen ustedes un buen día. Ah, me olvidaba: Visca Catalunya independent!

Narcís Subils i Pagès i Marí i Riembau i Piferrer i Prats i Margenat i …, de Palafrugell, etc, etc, etc

… porque si bien “todos somos iguales” – perdonen -, unos somos más iguales que otros

¿Hijos de puta?

Responded:

¡¡¡¡¡Presentes !!!!!!

Puigdemont-Arrimadas

Puigdemont apuesta por “marchar lo más pronto posible” de España

El president quiere acelerar el proceso ante la “guerra sucia” de las “cloacas del Estado”

http://www.lavanguardia.com/politica/20160630/402855460583/puigdemont-arrimadas-cafe.html

Ónega

Irnos cuanto antes, de Fernando Ónega

El presidente Puigdemont dejó ayer helada a la ardiente España con sólo tres palabras: “Irnos cuanto antes”. Había muchos líderes de opinión que daban por agotado el proceso y pensaban que la desconexión había emprendido el camino de un lejano aparcamiento. Parecía haberse establecido (no acordado) una tregua tácita hasta la Diada y la cuestión de confianza, y el señor Rajoy podía afrontar su investidura sin la presión de Catalunya. Incluso hubo quien sugirió que, si Convergència o como se llame en septiembre es de ideología conservadora, podría volver a ser uno de los socios para garantizar la gobernabilidad de España, como en los buenos tiempos del contigo pan y cebolla de Jordi Pujol.

[…]

Y me gustaría subrayar que no es lo mismo una Escocia en un Estado que rompe con la Unión Europea que una Catalunya que rompa con un Estado que sigue en la Unión, pero Escocia vuelve a ser el gran reclamo del nacionalismo catalán.

[…]

Sturgeon-Schultz

Que es posin d’acord, sisplau, en si Escòcia s’assembla a Catalunya

Si Escòcia vol un segon referèndum, per continuar a la UE, ara com a estat propi, no s’assemblen. Però si Rajoy exerceix el seu dret a veto perquè no hi entri sí que s’assemblen…

S’ASSEMBLEN els casos escocès i català, segons Madrid? Depèn. Quan Londres accepta un referèndum independentista, no. Quan guanya l’opció de quedar-se al Regne Unit, aleshores sí. Si Escòcia vol un segon referèndum, per continuar a la UE, ara com a estat propi, altre cop no s’assemblen. Però si Rajoy exerceix el seu dret a veto perquè no hi entri, doncs sí, sí que s’assemblen. I així anar fent. L’exemple més clar és el titular de La Razón sobre l’assumpte: “La llei és la llei, per a Catalunya i per a Escòcia”, intentant amagar que es tracta d’una discrecionalitat política, no pas de cap mandat legislatiu. La Vanguardia juga més fi. A l’editorial admet que els independentistes escocesos “tenen un argument molt sòlid” per reclamar un nou referèndum d’independència. Però recorda, al mateix temps, que “més enllà de la cortesia i la bona voluntat, Brussel·les no té cap més opció que remetre les peticions escoceses a Londres, encara que allà els referèndums ja no estiguin de moda”.

A les portades, la paraula clau d’aquest dijous és “veta”, que apareix conjugada d’una manera o altra a les primeres pàgines d’ El Mundo, l’ Abc, El Punt Avui i l’ARA. Tot i que els titulars són molt similars, quan apareixen a la premsa catalana es llegeix en evident to de denúncia, mentre que la mateixa frase o equivalent, sota una capçalera de Madrid, fa que n’emani un víctor de torero, torero cap al líder popular. ¿Els sona la frase “el mitjà és el missatge”? Doncs és exactament això.

FALTA ‘BACKGROUND’

“El nacionalisme converteix la destitució de De Alfonso en una arenga contra Espanya”, diu la portada d’ El Mundo, aquell diari que va publicar un fals compte suís de Trias, pocs dies després que De Alfonso en parlés amb el ministre. Ahà.

Enric Juliana

Y de nuevo, Escocia, de Enric Juliana

El ‘Brexit’ será una mina: la independencia de Escocia adquiere glamour europeo

[…]

Puñetazo inglés. Europa en peligro. Más incertidumbre económica. El populismo desbocado. Los referéndums los carga el diablo. Y la súbita reaparición de la independencia de Escocia, adornada ahora con simpatías europeas. El beso de Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, a la ministra principal Nicola Sturgeon, sucesora de Alex Salmond. Una imagen que ha hecho muy poca gracia al Gobierno español.

La cuestión de Escocia entra por la puerta principal en la política europea, como indudable factor de presión sobre el Gobierno de Londres mientras se negocia la desconexión. La causa de Escocia tiene ahora glamur europeo. He ahí un buen incentivo para que el nuevo Gobierno de España, cuando se forme, abandone el inmovilismo y adopte una posición proactiva sobre Catalunya. El amable recibimiento que ha tenido Sturgeon en Bruselas envía un mensaje al quietista Rajoy: “Lo de Catalunya hay que solucionarlo”.

Va a ser una mina el Brexit.

http://www.lavanguardia.com/politica/20160701/402885327442/y-de-nuevo-escocia.html
Pilar Rahola

¿Y la europea?, de Pilar Rahola

No ha sido el conseller Romeva, sino el jefe de la delegación del Financial Times en Madrid, Tobias Buck, quien ha puesto nombre a la cosa. Dice Buck, refiriéndose al veto de Rajoy a Escocia dentro de la UE: “El presidente español claramente tiene Catalunya en su cabeza”.

[…]

El problema es que esa obsesión por matar el conflicto catalán a base de ningunearlo y reprimirlo –descartada la opción política– los lleva a atropellar derechos de otras naciones y, a la vez, poner en peligro intereses europeos. El ejemplo de Escocia es paradigmático.

[…]

Como siempre dijimos respecto del tema catalán, ya encontrará Europa la manera de hacer encajar a Escocia, como lo haría con Catalunya, porque perder sectores económicos tan dinámicos no está en la agenda de ninguna cancillería seria. En Europa el pragmatismo es ideología. Y eso pasará aunque Rajoy monte una pataleta pública en pleno centro de Estrasburgo.

Es lo mismo que ocurre con Kosovo, que España se entesta en no reconocer como Estado y, sin embargo, ya ha firmado el amplio acuerdo SAA de intercambios comerciales, previo a una futura adhesión. Y a diferencia de Kosovo –tal como pasa con Catalunya– Escocia no pide entrar, lo que quiere es no salir. Difícil imaginar que una UE herida y debilitada se desprenda de una Escocia que apuesta por ella.

Y es ahí, en el sentido pragmático de la política europea, donde los argumentos ultranacionalistas de Rajoy suenan caducos y, además, son inútiles. Puede que venda su producto de la España sagrada e irredenta entre sus votantes de la calle Serrano, pero en el corazón de Europa los conflictos se resuelven con política, negociación y democracia. De ahí que España sea menos europea que Escocia y, sin duda, mucho menos que Catalunya. Ser europeo no sólo es una cuestión de estatus, es también una cultura democrática, y España suspende esa asignatura.

http://www.lavanguardia.com/opinion/20160701/402885369080/y-la-europea.html

Francesc-Marc-Alvaro_54278348266_53389389549_600_396

Ironía escocesa, de Francesc -Marc Álvaro

El rebote del Brexit coloca a Escocia en primer plano. Lo que hace interesante la actualidad es que muchas previsiones saltan por los aires. Lo que hace apasionante la historia es comprobar cómo esos imprevistos transforman la realidad. Asistimos estos días a un inusitado amor comunitario por los escoceses. El espectáculo es sensacional, pues incluye el desconcierto de aquellos que ahora no tienen más remedio que aplaudir al soberanismo escocés a fuer de europeísta, para paliar el malestar por el adiós británico. Juncker, reacio a recibir a Puigdemont, se abraza feliz ante las cámaras a la primera ministra Sturgeon. Los enemigos de mis enemigos son mis amigos.

El Gobierno de Escocia y el SNP están aprovechando la oportunidad con inteligencia. Saben que, con esta jugada, van a conseguir tajo: o quedarse en la UE con un traje a medida o la independencia (y seguir también en la UE). Si algo ilustra que las viejas soberanías están en crisis es precisamente la triangulación Escocia-Reino Unido-UE. No se trata de un problema sólo de identidad, es un asunto de necesidad. Para los escoceses es necesario formar parte de ese gran espacio de bienestar. Es el proyecto europeo –ironía suprema– lo que vuelve a impulsar el derecho a decidir de los escoceses, a quienes se amenazó con quedar fuera de la UE si votaban por la independencia. Ahora, cuando el Gobierno británico se desconecta de Bruselas, el soberanismo escocés apela a ese vínculo para recordar que una nación es –como escribió Renan– un plebiscito cotidiano.
[…]

Anthony D. Smith, autoridad mundial en el estudio de los nacionalismos, escribió en el 2000 que, prisioneros de las imágenes del siglo XIX, no captamos “las enormes redes y los inmensos recursos culturales de los que se nutren las naciones modernas y que hacen que la nación sea mucho más tangible y perceptible que las identidades supranacionales o globales más amplias”, como la europea. Escoceses y catalanes –claramente europeístas– parecen llamados a superar esta división, creando una nueva identidad con lo mejor de ambos espacios de pertenencia.

http://www.lavanguardia.com/opinion/20160701/402885395941/ironia-escocesa.html

0 comments

Deja un comentario